Salud

La impactante historia de una mujer que perdió su oreja por una verruga

Vio cómo su oreja se cubría con una verruga durante 5 años sin sospechar lo peor. Perdió la audición de un oído y sufrió problemas de equilibrio, entumecimiento facial y acúfenos.
viernes, 01 de marzo de 2019 00:00
viernes, 01 de marzo de 2019 00:00

Anthea Smith tiene 43 años y visitó varias veces a su médico debido a una bola roja que se formó en su oreja izquierda.

Durante cinco años, la mujer vio cómo su oreja se cubría con una formación verrugosa y de color negro sin darse cuenta que se trataba de un cáncerde piel.

Ella es una trabajadora de evaluación de la comunidad en el Consejo de Bolton y visitó a su médico por la inquietante “bolita” que se había formado en su oreja.

El especialista no le dio importancia a su problema y lo consideró una simple verruga.

Anthea, no contenta con esa respuesta, visitó a un dermatólogo luego de cinco años, ya que la verruga cubría casi todo su oído externo.

La formación verrugosa sangraba al rozarla o dormir y tampoco podía hablar por teléfono usando ese oído. El dermatólogo descartó que la verruga fuese cancerígena, y la derivó a un cirujano plástico para tratar su problema.

El cirujano rápidamente le ordenó una biopsia de emergencia, la cual reveló la presencia de un melanoma en estadio 3C.

La aparente formación verrugosa se había ulcerado y tenía un aspecto negro caoba y se dirigía hacia el cuenco conchal del tímpano.

Anthea fue sometida a dos operaciones en las cuales le extirparon todo el oído externo e interno. Los ganglios linfáticos, el trago, las glándulas salivales y el hueso temporal también fueron extirpados.

Luego de la primer intervención, la mujer se sentía como una alienígena. En la segunda cirugía, los médicos utilizaron piel de su pierna derecha y su cadera para cubrir la herida.

Si no hubiera sido por la rápida acción del cirujano, Smith hubiera perdido la vida. El cáncer no afectó su cerebro ni otras partes del cuerpo.

A pesar de esto, Anthea perdió la audición de un oído y sufrió problemas de equilibrio, entumecimiento facial y acúfenos.

Luego de la cirugía, fue sometida a 32 rondas de radioterapia en su cabeza y cuello. Las sesiones dañaron su sentido del gusto y tuvo quemaduras en el interior de su boca y en la parte externa del cuello.

La mujer está convencida de que su melanoma está relacionado con el uso de la cama solar desde que tenía 14 años y por esta razón creó una campaña para pedir su prohibición en Reino Unido.

La relación entre el uso de estos artefactos y este cáncer de piel no está 100% verificado pero algunos países en los que se eliminó su uso, registraron una baja cantidad de pacientes con melanoma.

Smith continúa la lucha por lograr la prohibición. Mientras tanto, intenta adaptarse al implante de oído para mejorar su audición.

Fuente: Radio Mitre/ Daily Mail

Comentarios