Casi muere

Nadaba, se le metió un gusano en el pene y casi muere

El joven de 32 años pasó una semana fantástica de vacaciones pero todo cambió al volver a su casa.
domingo, 17 de noviembre de 2019 17:54
domingo, 17 de noviembre de 2019 17:54

Lo que podrían haber sido unas vacaciones de película se convirtieron en unas para el olvido, cuando un gusano se le metió en el pene a un hombre al nadar en un lago.

Todo comenzó cuando James Michael se fue de vacaciones a África con sus amigos. El joven de 32 años pasó una semana fantástica. Una de las actividades que hicieron fue meterse al lago Malawi. Pero esto que podría verse como algo simpático y anecdótico no lo fue, porque tuvo sus consecuencias a la vuelta.

“Fuimos a navegar al lago en canoa y yo decidí tirarme al lago en un momento de locura y diversión. Fue algo inocente”, relató Michael cuando volvió a Inglaterra. Además agregó que tuvo pérdida de sensibilidad en sus piernas, pero siempre se lo adjudicó al hecho de hacer poco deporte.

Pero a medida que los días iban pasando, todo empeoró, hasta que no pudo subir las escaleras. Ahí se acercó al hospital más cercano y los médicos le dieron antibióticos, mandándolo nuevamente a su casa. Pero una semana después, los dolores aumentaron al igual que las debilidades.

Por eso volvió al centro de salud. “Me hicieron análisis de sangre y determinaron que mi sistema inmunológico estaba atacando mi columna vertebral, lo que me llevó a perder el control de mis piernas. Pese a que pudieron darme un diagnóstico, no pudieron determinar en ese momento qué fue lo que causó mi enfermedad”.

Luego de algunas semanas de investigación, le diagnosticaron esquistosomiasis. Se trata de una afección causada por un gusano parásito que habita las aguas dulces de las regiones tropicales. Según le informaron los médicos, el gusano había ingresado por su pene y se arrastró poniendo huevos en todo su cuerpo.

“Una vez en el cuerpo, los gusanos se mueven a través de la sangre a áreas como el hígado y el intestino. Después de unas semanas, comienzan a poner huevos. Algunos de estos huevos son atacados por el sistema inmune, otros, permanecen dentro del cuerpo”, afirmó. Por suerte los médicos pudieron luchar contra el parásito con un medicamento llamado prazicuantel, que logró matar por completo al gusano y sus crías.

“No se lo deseo a nadie. Pasé tres meses en el hospital usando una silla de ruedas y cuatro meses en muletas, me sentí completamente indefenso y las probabilidades no eran buenas. Fue una sensación horrible”, contó James.

Fuente: Crónica 

Comentarios

Otras Noticias