Durísimo

"¿Mamá harán que desaparezca tu cáncer?", preguntó la hija de 6 años a la mujer que conmueve al mundo

Samantha McConnell tiene 46 años de edad y a principio de agosto un estudio médico confirmó su peor sospecha: tiene cáncer de páncreas, hígado y gánglios linfáticos. Esta semana en una publicación preguntó '¿cómo les decis a tus hijos que quedarán huérfanos?'
jueves, 27 de septiembre de 2018 09:14
jueves, 27 de septiembre de 2018 09:14

Una dura historia conmovió a los argentinos en los últimos días. Samantha McConnell tiene 46 años de edad y a principio de agosto un estudio médico confirmó su peor sospecha: tiene cáncer de páncreas que ya se ha extendido al hígado y los gánglios linfáticos. A partir de ahí la madre se preguntó a sí mismo cómo le dice a sus hijos (concebidos por inseminación de 2 y 6 años de edad) que pronto ella morirá y se quedarán huérfanos.

Samantha tomó fuerzas de donde no tenía y finalmente les contó cómo será todo. Se sentó ante ellos, le contó lo que está viviendo y el desenlace que es inminente. La noticia se las dio a los dos niños en la capilla del hospital. "Les dije que tenía cáncer. Grace comenzó a llorar y me preguntó ¿eso significa que vas a morir, mamá?", comenzó relatando la mujer a Daily Mail cuya historia conmueve a Inglaterra y el mundo.

"Le dije que sí, y pronto, pero que después de que me fuera, ellos irían a vivir a Londres con su tía y su tío, y pasarían un linda vida con ellos... Me dio un masaje en la mano y me dijo: '¿Mamá harán que desaparezca tu cáncer?'", relató la mujer sin poder contener las lágrimas.

Luego Samantha fue dada de alta ese día y enviada a su casa para recibir cuidados paliativos de enfermeras que visitan su casa todas las semanas. "Esa noche, estábamos mirando las estrellas cuando mi hija me dijo que deseaba que yo viviera para siempre. Y me suele repetir que no quiere que muera. Intenté inculcarle la idea de que estaré en paz. Rory sabe que algo está pasando, pero es demasiado chico para comprenderlo", agregó.

Aunque tiene ictericia porque su hígado no está funcionando adecuadamente, y el cáncer de páncreas con náuseas puede presionar sobre el estómago, Samantha no siente mucho dolor y aún no depende de los analgésicos.

Conmovedor

Grace (6) está en edad escolar mientras que Rory (2) aún puede ser cargado en brazos por ella. Ambos no cuentan con padre porque Samantha los concibió por inseminación artificial con donante de esperma. Tampoco tienen abuelos porque su madre murió en el año 2000, a la edad de 49 años, de una úlcera perforada y su padre en 2005 por una cirrosis hepática. Su hermana se quitó la vida el año siguiente.

En este escenario, dejará a sus dos hijos efectivamente huérfanos y por eso Samantha desde que recibió la triste noticia prepara a sus niños para saber cómo afrontar la vida sin ella físicamente pero sí en el corazón. Para ello, planea cajas de recuerdos con objetos queridos, regalos para futuros cumpleaños y ositos de peluche cosidos con la ropa de su madre. Además incluye fotos que enviará por correo para que sean recuerdos duraderos.

"Son las últimas fotografías que tomaremos juntas", dice Samantha en Daily Mail donde contó que pese a verse saludable físicamente, su cuerpo ya le está fallando. Está agotada, lucha por comer, sufre de náuseas y ya no es lo suficientemente fuerte como para jugar con Grace. 

 

Comentarios