Historia

Su bebé murió en su útero con 14 semanas, le indujeron el parto y publicó las fotos para concientizar

Una ecografía le indicó que su bebé estaba muerto en su útero y los médicos le provocaron un parto inducido porque ella no quería que lo sacaran desmembrado de su cuerpo.
viernes, 02 de noviembre de 2018 09:15
viernes, 02 de noviembre de 2018 09:15

"Cuando una mujer pierde a su hijo por nacer, no puede llorar de la misma manera que una mujer que dio a luz a un bebé que muere después de nacer". Con esas palabras Sharran Sutherland, de Fair Grove, Missouri, decidió contar su historia de amor a su bebé y de gran dolor. Una ecografía le indicó que su bebé estaba muerto en su útero y los médicos le provocaron un parto inducido porque ella no quería que lo sacaran desmembrado de su cuerpo.

Es que cuando tuvo a su bebé de 14 semanas en sus manos se dio cuenta que estaba completamente formado y que "solo le faltaba crecer". En las imágenes desgarradoras se ven las manos y pies del "feto" completamente claros a pesar de tener solo cuatro pulgadas de largo y un peso de 0.05 libras.

La mujer de 40 años no quiso que el feto fuera desechado como desperdicio médico después de perder el embarazo, por lo que ella y su esposo Michael, de 35 años, lo guardaron en la heladera durante una semana antes de enterrarlo en una maceta en el jardín. 

La mujer compartió su historia en las redes sociales donde ella insistió en que el feto era un "bebé real" y luego se despachó contra el aborto: "¿Cómo puede una persona negar no solo la humanidad de mi niño pequeño, sino también a todos los otros bebés tan jóvenes como él y matarlos de una manera tan horrible? Espero que al compartir estas fotos de mi precioso niño pequeño pueda hacer que una persona que está contemplando el aborto decida dejar que su hijo viva", comenzó expresando en el texto que compartió Daily Mail.

 

La madre dijo que está "agradecida" porque tuvo la oportunidad de dar a luz a pesar de haber perdido a su hijo, a quien llama Miran. La madre afirma que se le negó la oportunidad de llorar adecuadamente porque su bebé nunca fue legalmente un niño. Según la ley de los Estados Unidos, un feto se convierte en un bebé a las 20 semanas.

"Mirándolo, sosteniéndolo en mi mano, mirando qué tan bien formado estaba: estaba asombrada. No podía creer lo perfecto que era todo para él. Sus orejas, su lengua, sus encías, sus labios. No me lo podía creer. Tienes esos libros de bebés que te muestran diagramas de un bebé en el útero pero él no se parece a nada que haya visto nunca. Estaba lleno de asombro y asombro con él. Solo necesitaba seguir madurando, creciendo y desarrollándose. Me dejó impresionado. Fue un sentimiento increible. Es muy difícil de describir", agregó la mujer en el posteo.

"A pesar de que había muerto, me dieron la oportunidad de mantener a mi bebé inmóvil. Ese anhelo se cumplió. Estaba agradecido por ello. No pude entenderlo.'Cuando una mujer pierde a su hijo por nacer, no puede llorar de la misma manera que una mujer que dio a luz a un bebé que muere después de nacer. Cuando una mujer pierde a su bebé antes de nacer, es casi como si no hubieras hablado de ello. Una mujer lo hace sola y creo que eso se debe a que otras personas no lo reconocen como un ser humano, como un bebé. Esto no se trata solo de que una mujer se aflija por su bebé y no pueda darle la vida a su bebé, se trata de no reconocer que se trata de un bebé. Es sólo un bebé pequeño", puntualizó.

Los médicos de Sharran la instaron a que se sometiera a un procedimiento de dilatación y legrado (D&C, por sus siglas en inglés) para cortar al bebé de su matriz después de que una ecografía revelara que el corazón de Miran había dejado de latir. Pero Sharran se negó porque "no quería que su bebé salga despedazado" y, en cambio, optó por ser inducida y dar a luz naturalmente el 23 de abril, 173 días antes de su fecha de nacimiento.

Pasó días estudiando a Miran y tomando sus huellas de manos antes de que ella, Michael y sus hijos lo enterraron en una maceta en su jardín después de que la idea fue sugerida por un director de funerales."El médico dijo que podemos deshacernos de él como un desperdicio médico, o puede llamar a una funeraria. Estaba tan enojada porque ella llamó a mi bebé 'feto'. No podía creer que ella insinuara que era un desperdicio médico. Estaba tan enojado por eso. Pero también sentí que un funeral parecía extremo. No sabía qué hacer y me enfrenté a esta decisión", lamentó.

"Mi esposo y yo discutimos sobre enterrarlo en una caja para macetas llena de hortensias que crecerían cada año y volverían para recordárnoslo, y pensamos que era una gran idea. Cuando llegué a casa [del hospital] hice una solución salina y lo puse en ella y lo puse en mi refrigerador. Sé que eso suena morboso para algunas personas, pero no quería que se descomponga o huela. No sabía qué más hacer. Todavía no estábamos listos para enterrarlo", destacó.

"Lo tuvimos casi una semana. En ese tiempo pude obtener sus huellas de manos, tomar sus fotos, sostenerlo, llorar hasta cierto punto. Pero tuve ese tiempo con él que creo que realmente me ayudó mucho. Cuando llegó el momento de enterrarlo, fue difícil. Quería desenterrarlo. Quería mantenerlo en la heladera. No me importaba si la gente pensaba que era morboso, quería mantenerlo allí para siempre", finalizó destacando que cuando llegó el 12 de octubre, que era su fecha de nacimiento, decidió escribir sobre él en esa fecha.

"Creo que porque compartí su aspecto real, y porque compartí mi opinión [sobre el aborto]... esperaba que si él podía ayudar a alguien que está pensando y pensando en el aborto, si una mujer puede ver y tener toda la información frente a ella, entonces puede hacer una mejor elección", contó.

La publicación se volvió viral poco después de la fecha de nacimiento de Miran el 12 de octubre con más de 36,000 me gusta, acciones y comentarios. 

Galería de fotos

2%
Satisfacción
38%
Esperanza
2%
Bronca
53%
Tristeza
0%
Incertidumbre
4%
Indiferencia

Comentarios