Historia

Le diagnosticaron cáncer semanas antes de dar a luz y contó cómo hizo para "conectarse" con su bebé

De manera devastadora, el 12 de junio de 2017, solo seis semanas antes de su fecha de dar a luz, se le dijo a Emmeline que tenía cáncer de mama.
viernes, 02 de noviembre de 2018 10:14
viernes, 02 de noviembre de 2018 10:14

En el mejor momento de su vida llegó la peor noticia. Después de meses intentando concebir, quedó embarazada y en pleno proceso de gestación, a las 33 semanas, recibió el diagnóstico que nunca quiso escuchar: tenía un cáncer agresivo en su mamá que avanzaba y debían controlarlo antes de que terminara con su vida. 

Emmeline Allison tiene 37 años de edad, es de Leeds, en West Yorkshire, y su historia conmueve en las redes. Es que a la mujer le diagnosticó cáncer dos semanas antes de la fecha que tenía pautada para dar a luz y hoy, ya recuperada, contó cómo luchó por vincularse con su bebé, manteniéndola deliberadamente "al alcance de su mano" por temor a tener que despedirse. 

El cáncer de mama que tenía era triple negativo, una forma rara de la enfermedad que puede ser más difícil de tratar. Al no poder realizarse una tomografía computarizada debido a los riesgos de una radiografía durante el embarazo, no sabía hasta qué punto se había extendido el cáncer. 

Después de su diagnóstico devastador, Emmeline decidió ser inducida para poder tener al bebé temprano y comenzar su quimioterapia. Luego, solo un día antes de la fecha de su inducción, el 27 de junio de 2017, rompió bolsa y nació la bebé Zosia.

"Realmente siento que llegó temprano para ayudar a su madre. Tenía que salir cuando lo hizo, y ella simplemente lo sabía", recordó la chica quien destacó que sostener a su hija por primera vez fue un momento agridulce para Emmeline, ya que significaba que el tratamiento agotador estaba a punto de comenzar. 

"Sabía que comenzaría la quimioterapia una semana después y no podría realizarme la tomografía computarizada durante otro mes, lo que significa que todavía no teníamos idea de qué tan grave era el cáncer ni cuál era mi pronóstico. Siento que eso me hizo sostenerla con el brazo extendido, no pude lidiar con eso, había mucho que tratar y una vez que ella nació tuve que ponerme a mí mismo primero. No fue hasta mi tomografía computarizada que me sentí relajado. Sentí que las cosas iban a estar bien", agregó. 

El desgarrador viaje de Emmeline comenzó cuando, con 30 semanas de embarazo, notó algo de hinchazón en su axila izquierda cuando se aplicó desodorante. Con un historial de cáncer de mama en su familia (su madre Janet Bulmer, de 65 años, fue diagnosticada hace 15 años), siempre había estado atenta a la hora de detectar bultos. Y, a pesar de no poder encontrar uno, estaba dispuesta a que la revisaran debido a los antecedentes médicos de su familia. 

De manera devastadora, el 12 de junio de 2017, solo seis semanas antes de su fecha de dar a luz, se le dijo a Emmeline que tenía cáncer de mama. "Sólo recuerdo haberle preguntado al médico: '¿Le va a doler al bebé?' Eso es todo lo que parecía importarme en ese momento. No estaba preguntando por mí mismo, se trataba de nuestra bebé", agregó. 

Le dijeron que tenía tres opciones de tratamiento: esperar hasta que naciera el bebé y luego recibir quimioterapia; comenzar la quimioterapia de inmediato, durante su embarazo; o inducir el parto y comenzar el tratamiento de inmediato. Ella eligió esta última. "Rechacé todo tratamiento mientras aún llevaba Zosia. La mejor opción para mí era tenerla temprano, mantenerla a salvo, y luego cuidarme y recibir el tratamiento", explicó. 

Incluso después de haber tomado esta decisión audaz, el pronóstico de Emmeline era incierto. Al no poder realizarse una tomografía computarizada, ya que los rayos X podrían ser dañinos para su bebé por nacer, sus médicos no sabían cuánto se había propagado el cáncer, en todo caso. 

Con un plan en marcha para inducirla a las 35 semanas y comenzar el tratamiento de inmediato, solo un día antes, Emmeline comenzó el trabajo de parto de forma natural y el Zosia fue entregado por una cesárea de emergencia en Leeds General Infirmary.

Exactamente una semana después del nacimiento de su hija, Emmeline comenzó sus cinco meses agotadores de quimioterapia, durante ocho ciclos. Steven intervino para cuidar a Zosia, un nombre que la pareja escuchó en la televisión y amó, incluso cuando la bañaron con biberón, ya que el tratamiento de Emmeline significaba que no podía amamantar. 

Al recordar el costo que todo le cobró a Steven, ella dijo: 'Cuando me diagnosticaron, todo el asunto lo devastó. Su esposa y su bebé por nacer eran su mundo, por lo que cuando estaba embarazada era aterrador pensar que uno o los dos podríamos estar en riesgo. Luego, durante mi tratamiento, no saber qué pasaría fue horrible para él. 

Incluso hubo momentos en los que Steven ahora admite que solía mirar a su hija y preguntarse cómo se las arreglaría solo si Emmeline moría. Pero después de la tomografía computarizada un mes después, los médicos dijeron que mientras su cáncer estaba en tercer grado, lo que significa que era agresivo, no se había propagado a ningún otro lugar.

Después de recibir quimioterapia, financiada por un seguro de salud en el privado Spire Leeds Hospital, se le realizó una lumpectomía para extirpar el tumor en su seno izquierdo, seguido de cuatro semanas de radioterapia. También se le realizaron pruebas para detectar el gen BRCA1 causante de cáncer de mama y 2 genes defectuosos que dieron negativo. Luego, en marzo de este año, a Emmeline le dijeron que el tratamiento desgarrador, que la había hecho perder el cabello, había funcionado y estaba libre de cáncer.

"Era la sensación más asombrosa, sabiendo que la había vencido y que podía seguir siendo madre", sonrió. "Tengo que tener chequeos regulares y he tenido un apoyo increíble. Un amigo me habló sobre Breast Cancer Haven, una organización benéfica nacional con un centro en Yorkshire, y han sido increíbles. Ayuda a las mujeres a través de su tratamiento contra el cáncer de mama al proporcionar, de forma totalmente gratuita, un paquete personalizado de apoyo emocional, físico y práctico. A lo largo de mi quimioterapia, realmente esperaba con ilusión mis visitas regulares allí y no puedo agradecerles lo suficiente", finalizó. 

Ahora que está completamente vinculada con Zosia, de 16 meses de edad, que es una niña saludable y feliz, a Emmeline le encanta ser madre. Continuó: "Cuando sea un poco mayor, le contaremos a Zosia lo que le pasó a mamá cuando nació y cómo me ayudó a venir temprano".

Fuente: Daily Mail

Galería de fotos

6%
Satisfacción
93%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios