Horror

La furia desgarradora de una mamá tras la muerte de su hija por los errores en un hospital

La mujer estalló de bronca y dolor cuando desde el hospital reconocieron que cometieron 13 errores que llevaron finalmente a la muerte de su hija. 'Mi hija se moría frente a mis ojos y no hacían nada', dijo.
sábado, 27 de octubre de 2018 14:27
sábado, 27 de octubre de 2018 14:27

Tenía apenas 6 años de edad cuando 'Coco' Bradford murió de sepsis en el Royal Cornwall Hospital, en Inglaterra. Fue el 31 de julio de 2017, después de que los médicos le aseguraron a su familia que estaba sana. Sin embargo, unos días después la pequeña falleció en sus brazos. Esta semana, desde el hospital reconocieron, en un informe que presentaron. que cometieron 13 errores que terminaron en este triste desenlace.

Una vez que se conoció el texto, la ira estalló en la madre de la pequeña. Es que desde el nosocomio reconocieron que habían "numerosas oportunidades perdidas que creemos que habrían aumentado significativamente sus posibilidades de supervivencia".

Este viernes la madre de la nena expresó su dolor e impotencia por las palabras vertidas por la dirección del hospital, a más de un año del triste desenlace. "Después de leer el informe final de la muerte de mi hija en su totalidad, lo que ha sido extremadamente angustiante y, en realidad, una carga adicional, estoy consternada por el nivel y la magnitud de las fallas desde el momento en que ella entró al hospital aquel 25 de julio", comenzó expresando Rachel Bradford en diario The Sun.

"Nuestra hermosa y pequeña niña no tuvo ninguna oportunidad. En julio del año pasado, Coco estaba viviendo su mejor vida. Fue feliz, saludable y absolutamente amorosa. A ella le encantaba aprender, amaba la playa, nadar, comer chocolate y escuchar música, todo el tiempo, especialmente Justin Bieber y Little Mix. Luego se enfermó y, debido a las múltiples fallas de ciertos miembros del personal de este hospital, murió ocho días después. Nunca llegó a vivir la vida que se merece", expresó la madre.

La mujer confesó que pensar en este momento en perdonar a los doctores del hospital se le hace imposible porque aún está muy vivo el recuerdo de su nena. "No puedo y nunca perdonaré a aquellos individuos que consideramos responsables de la muerte de mi hija. En el hospital saben quiénes son y deberían sentirse completamente avergonzados de sí mismos. Más tarde, descubrí que culparon a mi hija por su autismo. Dicen que fue porque ella no cooperó ni fue obediente. Dijeron eso para disculpar su propia incompetencia, es imperdonable", agregó.

"Cuestionamos sus acciones constantemente, suplicamos por el alivio del dolor de mi hija. Nos trataron con indignación y arrogancia y nos dijeron que no estuviéramos preocupados por ella y que estaba bien, pero en realidad no lo estaba. Se estaba muriendo frente a nuestros ojos", expresó.

"La muerte de Coco ha tenido un efecto devastador en todos nosotros. Ella fue absolutamente la persona más preciosa de nuestra familia y, para mí, fue y sigue siendo el amor absoluto de mi vida. No puedo aceptar su muerte y me ha roto mental, física y emocionalmente. Simplemente no puedo expresar con palabras cómo la pérdida de Coco me ha hecho sentir. Pasé casi todos los días con ella durante seis años y medio, amándola, cuidándola, protegiéndola y luchando por ella. Ella significaba y aún significa el mundo para mí", finalizó la mujer sin poder contener las lágrimas.

 

Comentarios