Historia real

La triste historia detrás de una conmovedora foto de trillizos

La imagen fue tomada en un hospital 90 minutos antes de que los bebés fallecieran. Eran prematuros, tenían apenas 22 semanas.

La foto es conmovedora: tres pares de pequeños piecitos recostados en una cama con la luz tenue que los ilumina. La imagen fue tomada en un hospital 90 minutos antes de que sus protagonistas fallecieran. La triste postal es lo último que le quedó a sus padres después del duro desenlace. 

Jack, Lottie y Rossie son tres bebés que nacieron en el hospital Tamworth de Inglaterra pero su historia conmueve al mundo. Los trillizos llegaron prematuros a la vida, con apenas 22 semanas de gestación. Tras nacer, quedaron internados en Neonatología pero solo lograron sobrevivir tres noches, luego murieron con pocos minutos de diferencia.

Los bebés habían sido colocados en cunas separadas, lo que los mantuvo tranquilos para permitir que sus padres, Cat y Mike, tuvieran un tiempo precioso para unirse a ellos. “Pudimos pasar tres noches en el hospital con nuestros bebés. Nunca sentimos que nos estuvieran presionando para irnos", expresó la madre en The Sun.

Como todas las parteras del hospital están entrenadas en fotografía. Una de ellas, Nicky, decidió tomar una imagen para mostrar cuán pequeños eran los pies de los trillizos, tan frágiles que su piel es translúcida. Luego tomó las huellas de sus pies y manos para poner dentro de una caja de memoria especial que luego obsequió a sus padres.

“Las fotos y las huellas de manos y pies son todo lo que tenemos de nuestros bebés. Son tan preciosos para nosotros. Pero nos fuimos a casa sosteniendo nuestra caja de memoria cuando debería haber sido nuestros bebés. Nos sentimos tan vacíos", agregó la mamá de los bebés.

Luego su esposo agregó: "En lugar de tener tres bebés, regresamos a casa para guardar silencio. Todavía estamos luchando, pero no estaríamos en ningún lugar cerca de donde estamos sin Nicky y el equipo". "Pueden no estar físicamente con nosotros, pero seguirán viviendo con nosotros", destacó.

El momento de la despedida

Antes de que murieran, los padres sintieron que sus respiraciones estaban cesando y por eso decidieron hacerles saber, pese a que eran bebés, que los amaban intensamente. "Los tres bebés fueron colocados en mi pecho y se abrazaron. Se miraron y sonrieron... Les dijimos cuánto los queríamos", recordó la mamá entre lágrimas.

Los bebés luego fueron pasados ​​a su papá para que él también los sustuviera. "Vi sus pequeños pies moviéndose arriba y abajo y sus corazones latiendo. Recuerdo una foto tomada y estoy sonriendo. Más tarde, pensé: '¿Por qué diablos estoy sonriendo cuando está sucediendo lo peor del mundo? Pero mirando sus caras estaba tan lleno de amor", agregó.

Finalmente la madre agregó: “En ese momento éramos una familia. Es casi como si el tiempo se hubiera detenido".

La pareja pasó una preciosa hora y media con sus trillizos antes de morir, a minutos de diferencia.

"Ellos fallecieron con sonrisas en sus rostros. Sabían que eran muy amados",  finalizó.

Galería de fotos
Comentarios