Dolor

Panamá: indignación por la baja condena al responsable de la muerte de 400 personas

Hace diez años un jarabe tóxico mató a centenares de personas y afectó a miles más. Conocé cuánto le dieron de prisión al dueño del laboratorio.
sábado, 30 de julio de 2016 15:06
sábado, 30 de julio de 2016 15:06
Una década después del desastre médico, los "responsables", según la Justicia panameña—un empresario y cuatro exfuncionarios— acaban de recibir su condena.

5 años de prisión, además del pago de una multa de US$6.000, para el empresario Ángel Ariel de la Cruz, director de Medicom (fabricante del jarabe), y 12 meses de prisión conmutables para los otros cuatro acusados, informó el Órgano Judicial de Panamá en un comunicado.

Pero, para los sobrevivientes y familiares de los afectados, esta sentencia no es suficiente.
"Después de haber esperado 10 años por este juicio, esta es la burla más grande que se le puede dar a la humanidad", declaró Mitzila Donado, quien perdió a su padre por la ingesta del jarabe en agosto de 2006.

El presidente del comité de afectados, Gabriel Pascual, definió el fallo como "una vergüenza, no sólo para las víctimas sino para toda la población afectada".

"Da asco el sistema de justicia en este país", dijo Pascual, quien recordó que hay victimas "con secuelas" y aseguró que apelarán el fallo.
 
"Envenenamiento masivo"
De acuerdo con la sentencia, en el año 2003, Medicom importó bidones que supuestamente contenían glicerina pura para consumo humano y que se utilizó para la elaboración de productos medicinales, entre ellos un jarabe expectorante, conocido como "Guayacolato de Glicerilo".

Sin embargo, el jarabe en cuestión contenía un alto porcentaje de dietilenglicol, un producto de uso industrial no apto para consumo humano y que se utiliza para enfriar radiadores de automóviles.

Y esa sustancia se encontraba en las nueve toneladas de glicerina que el grupo chino CNSC Fortune Way Company envió a la farmacéutica española Rasfer Internacional, y que ésta vendió a Medicom. El resultado fue, según el fallo, un "envenenamiento masivo".

Comenzó con una extraña serie de muertes, sobre todo en personas mayores de 60 años, que causó gran preocupación en el país.

Al principio se pensó que era un virus, pero los análisis demostraron que el origen de las muertes era tóxico. Los síntomas: náuseas, vómitos y diarrea, seguidos de una disminución del volumen urinario y un debilitamiento de las extremidades.

Según las cifras oficiales, hubo 400 fallecidos y 300 sobrevivientes, aunque algunos organismos calculan que la cifra podría ser mucho mayor.

En un principio, fueron imputadas 27 personas, pero la cifra se redujo a 11. Y finalmente, seis de los acusados fueron absueltos.

En 2013, el expresidente panameño Ricardo Martinelli (2009-2014) pidió "disculpas" y calificó lo ocurrido como "homicidio masivo".

Para los afectados la respuesta no ha sido efectiva. "Me siento destruida emocionalmente porque confiábamos en las leyes de Panamá pero no hubo justicia", señaló Selene Acuña, madre de una menor afectada.

Fuente: BBC.

Comentarios