Judicial

Todos los rugbiers que estaban presos en Brasil quedaron libres

Los cuatro rugbiers argentinos que permanecí­an detenidos en Brasil, imputados por golpear a un policí­a en un bar de la ciudad de Rí­o de Janeiro, fueron excarcelados.
sábado, 26 de marzo de 2016 18:35
sábado, 26 de marzo de 2016 18:35
Los cuatro rugbiers argentinos que permanecí­an detenidos en Brasil, imputados por golpear a un policí­a en un bar de la ciudad de Rí­o de Janeiro, fueron excarcelados, por lo que los siete jugadores que estuvieron apresados por el hecho ya recuperaron la libertad.

Según informó a Télam el cónsul argentino Marcelo Bertoldi, anoche salieron de prisión Ignacio Iturraspe, Matí­as Agustí­n Tapia Gómez y Fermí­n Francisco Ibarra, quienes habí­an sido detenidos el jueves cuando se encontraban a bordo de un avión y listos para regresar a la Argentina.

En tanto, alrededor de las 15 hora argentina fue liberado Patricio Velázquez, el último que había quedado alojado en el Complejo Penitenciario de Gericinó, en Bangú.

"Salieron anoche a última hora y me mandaron una foto con la cabeza rapada (por las autoridades penitenciarias) y todaví­a con el uniforme que les hacen ponerse en la cárcel", contó a Télam Pablo Di Nisio, entrenador del equipo de rugby Los Cedros, al que todos pertenecen.

Aseguró que los jóvenes pudieron reunirse con los otros tres compañeros excarcelados ayer, Adrián Augusto Di Donato, Hernán Gabriel González y Tomás Fernández Garay, quienes habían estado alojados en la cárcel durante 15 dí­as.

"Por suerte, ahora todos estamos en libertad, los siete, hace media hora (a las 15) pudo salir Patricio, que era el último que quedaba. Lamentablemente no pudo salir ayer por un error administrativo en cuanto al tipeo del apellido y por eso se demoro un día más la salida de él", contó Fernández Garay al canal TN.

El jugador aseguró que fue la primera vez que estuvieron detenidos en su vida, ya que ninguno tenía antecedentes penales o había estado en una comisaría, y que "el momento más duro" fue cuando en una audiencia el juez les dijo que tenían que quedar presos.

También recordó como una situación complicada cuando llegaron a la cárcel, que alberga a unos 17.000 detenidos, ya que no sabían con que se iban a encontrar y no tenían conocimiento de dónde estaban porque los habían trasladado en un camión cerrado.

Fernández Garay relató que estuvieron alojados en el pabellón de recepción de Bangú 10 junto a otros 20 presos, aunque en una celda aislada, y que a medida que pasaron los días el trato hacia ellos "empezó a ser más amigable".

"A los guardias les llamó la atención que nos hayan detenido y la forma. Cuando empezamos a contarles, nos decían: 'Ustedes no tendrían que estar acá, es la primera vez que vemos que pasa esto'", afirmó.

Acerca del altercado en el que terminó herido un policía, el rugbier sostuvo: "Que ninguno de los siete haya sido la persona que le pegó, no nos exime de que hubo una pelea. Somos responsables de ello".

Pese a que recuperaron su libertad, los rugbiers no podrán regresar por ahora a la Argentina, ya que la Justicia brasileña les impuso la obligación de presentarse ante un tribunal cada tres meses y si bien pueden alojarse en cualquier ciudad, no pueden salir del territorio del vecino paí­s.

Al respecto, los abogados planean presentar un nuevo habeas corpus en Brasilia y apelar la resolución de impedirles salir del país ante tribunales superiores, ya que consideran que hubo muchos procedimientos irregulares.

Al respecto, el entrenador Di Nisio explicó que si bien algunos de los jóvenes tienen familiares en la ciudad de San Pablo y podrí­an alojarse allí­, aún esperaban "que se pueda articular lo necesario para que vengan a Argentina, sigan la causa desde acá y vuelvan a Brasil cada vez que lo requiera la Justicia".

El hecho por el cual fueron detenidos los argentinos ocurrió el viernes 11 de marzo en el bar Palaphita Kitch del barrio Gavea de Rí­o de Janeiro, cuando parte del plantel superior de Los Cedros, del partido bonaerense de Malvinas Argentinas, salió a pasear en el marco de una gira en la que iban a disputar varios partidos amistosos.

Según el relato que realizaron los rugbiers, algunos brasileños los increparon en el bar por ser argentinos y ellos reaccionaron, por lo que se originó una pelea, durante la cual un policí­a brasileño vestido de civil sufrió una fractura de su maxilar inferior.

Según un video que la defensa aportó a la causa, cuatro de los siete jugadores estaba afuera del bar en el momento de la pelea.

En tanto, un quinto estaba en otro sector y los dos restantes participaron de una pelea con dos jóvenes, pero no con el policí­a que fue herido.

Di Nisio afirmó que "está acreditado que el que participó de la pelea con el policí­a es otro de los integrantes del plantel que ya está en Buenos Aires y ofreció su testimonio para que sea incorporado en la causa".

 

Fuente: Télam

Comentarios