Enfermedades

Los problemas compulsivos aumentan en esta época de liquidaciones

Este tipo de comportamientos se debe a los diferentes estresores ambientales que han incrementado los trastornos de ansiedad, y por lo tanto las conductas compulsivas.
martes, 09 de febrero de 2016 19:13
martes, 09 de febrero de 2016 19:13
Con el fin de la temporada de verano empieza la época de descuentos y con ellos aparecen las conductas compulsivas de algunas mujeres que no pueden controlarse a la hora de hacer las compras.

El psicólogo Santiago Gómez, director de Decidir Vivir Mejor y del Centro de Psicología Cognitiva, explicó en diálogo con NA que "las mujeres que compran de manera compulsiva, no lo hacen porque les sobre el dinero, ya que hay muchas que llegan a endeudarse para salir a comprar, ni tampoco, porque necesiten todo lo que compran, sino porque no pueden dejar de realizar el acto compulsivo de quedarse con lo que en ese momento les gustó".

Y agregó: "si la persona no compra lo que desea, el estado de ansiedad y perturbación comienza aumentar generando sensaciones de malestar e inquietud que se calman solamente, cuando se realiza la compra de forma compulsiva. Esto significa, no poder dejar de comprar, hasta que el impulso no quede satisfecho"¨.

Al parecer muchas mujeres después de realizar la conducta compulsiva de compra, experimentan un gran sentimiento de culpa, lo cual les provoca un estado de angustia y alteraciones en el estado de ánimo.

Y se habla de mujeres, porque según el especialista, "las compras compulsivas se dan más en mujeres que en varones".

Pero Gómez explica que este tipo de conductas no sólo aparecen en las compras, sino que también se pueden observar en el juego, en el alcoholismo, en la comida, en los diferentes trastornos obsesivos como el lavado de manos, la verificación de las puertas de la casa o del auto, o en la dismorfia corporal, que es la distorsión de la imagen corporal que lleva a la persona a la compulsión por las cirugías estéticas.

"Este tipo de conductas hacen referencia a la falta de control de impulsos, esto significa que la persona no puede dejar de realizar determinados actos", remarca.

Además de obedecer a la época en la que vivimos, Gómez indica que este tipo de comportamientos se debe a los diferentes estresores ambientales que han incrementado los trastornos de ansiedad, y por lo tanto las conductas compulsivas.

Algunos de los factores que intervienen son por ejemplo el sentimiento de inferioridad, la necesidad de obtener la gratificación de manera inmediata, la falta de control de los impulsos, la baja autoestima.

Continuá leyendo sobre este tema en Terra.

Comentarios