Viral

Viral: este acertijo no pudo ser resuelto por los estudiantes de Harvard

El trabajo, denominado Test de Reflejos Congnitivos, fue realizado por el profesor de la Universidad de Yale, Shane Frederick, que con solo tres preguntas midió con qué grado de profundidad se procesa la información.
martes, 23 de febrero de 2016 00:00
martes, 23 de febrero de 2016 00:00
Lo que podría interpretarse como un Test común y fácil de resolver terminó siendo un verdadero enigma para una gran parte de los alumnos de Harvard. Es que se les planteó una serie de pruebas mentales que condujeron a personas muy inteligentes a errar de tal forma que hasta decidieron suspender el test. 
 
El trabajo, denominado Test de Reflejos Congnitivos, fue realizado por el profesor de la Universidad de Yale, Shane Frederick, que con solo tres preguntas midió con qué grado de profundidad se procesa la información. La sorpresa llegó cuando obtuvo como resultado que el cerebro de los estudiantes de una de las universidades más prestigiosas del mundo, sigue la ley del mínimo esfuerzo. 

"Un bate y una bola bola cuestan 1,10 dólares. El bate cuesta un dólar más que la bola. Así que, ¿cuánto cuesta la bola?", preguntan a través del video a los espectadores. Si éstos respondieron que la bola cuesta 10 centavos sería la respuesta instintiva, como explican en el vídeo, pero no la correcta. La solución es la mitad, o sea 5 centavos..

Esta es la primera pregunta trampa del Test de Reflejos Cognitivos, que consta solamente de tres más. "El profesor Frederick encontró el modo de medir cómo las personas suprimen su reacción inicial a favor de una respuesta más pensada", prosigue el video. 
 
Según publicó Minuto1, el vídeo de Bite Size Pysch, un canal divulgativo que realiza piezas de psicología a partir de los últimos estudios científicos, afirma que el cerebro trabaja a dos niveles de profundidad y que, normalmente, lo hace en el más superficial de ellos: el responsable de las acciones cotidianas y las reacciones rápidas, pero también de los fallos de razonamiento.

La pieza audiovisual que hay sobre estas líneas ofrece una clave sorprendente para cambiar a voluntad las revoluciones a las que funciona su cabeza, para cuando necesite un mayor nivel de precisión. Pero si aun así no alcanza los resultados óptimos, pensá que la inteligencia lógica-matemática no es la única, y que probablemente, seas más listo de lo que crees.

Comentarios

Otras Noticias