Contra la trata de personas

El papa Francisco renovó su pedido por los inmigrantes

El Sumo Pontífice volvió hoy a advertir sobre las 'dificultades y sufrimientos' de los inmigrantes, al tiempo que renovó su llamado para 'detener el tráfico de personas'.
lunes, 11 de enero de 2016 15:27
lunes, 11 de enero de 2016 15:27
El Sumo Pontífice volvió hoy a advertir sobre las "dificultades y sufrimientos" de los inmigrantes, al tiempo que renovó su llamado para "detener el tráfico de personas".

"Un espíritu individualista es terreno fértil para que madure el sentido de indiferencia hacia el prójimo, que lleva a tratarlo como puro objeto de compraventa, que induce a desinteresarse de la humanidad de los demás y termina por hacer que las personas sean pusilánimes y cínicas", aseguró el pontífice en su reunión anual con el cuerpo diplomático acreditado ante la Santa Sede.

"¿Acaso no son estas las actitudes que frecuentemente asumimos frente a los pobres, los marginados o los últimos de la sociedad?", se preguntó el obispo de Roma en el encuentro desarrollado en la Sala Regia del Palacio Apostólico.

" ¡Y cuántos últimos hay en nuestras sociedades! Entre estos, pienso sobre todo en los emigrantes, con la carga de dificultades y sufrimientos que deben soportar cada día en la búsqueda, a veces desesperada, de un lugar donde poder vivir en paz y con dignidad", enfatizó.

En un largo discurso en la audiencia anual con los embajadores, Francisco se detuvo a reflexionar "sobre sobre la grave emergencia migratoria que estamos afrontando, para discernir sus causas, plantear soluciones, y vencer el miedo inevitable que acompaña un fenómeno tan consistente e imponente, que a lo largo del año 2015 ha afectado principalmente a Europa, pero también a diversas regiones de Asia, así como del norte y el centro de América".

En esa dirección, el sumo pontífice se hizo eco de la "voz de los que escapan de la miseria extrema, al no poder alimentar a sus familias ni tener acceso a la atención médica y a la educación, de la degradación, porque no tienen ninguna perspectiva de progreso, o de los cambios climáticos y las condiciones climáticas extremas".

"Todos saben que el hambre sigue siendo, desgraciadamente, una de las plagas más graves de nuestro mundo, con millones de niños que mueren cada año por su causa. Duele constatar, sin embargo, que a menudo estos emigrantes no entran en los sistemas internacionales de protección en virtud de los acuerdos internacionales", planteó.

"Allí donde una migración regular es imposible, los emigrantes se ven obligados a dirigirse, ordinariamente, a quienes practican la trata o el contrabando de seres humanos, a pesar de que son, en gran parte, conscientes del peligro que corren de perder durante la travesía sus bienes, su dignidad e, incluso, la propia vida", demandó.

"En este sentido, renuevo una vez más el llamado a detener el tráfico de personas, que convierte a los seres humanos en mercancía, especialmente a los más débiles e indefensos", concluyó.

Fuente: Télam

Comentarios