Salud

Según un estudio finlandés la apendicitis se puede curar con antibióticos

El estudio llega en medio de crecientes cuestionamientos sobre el uso habitual de la cirugía para tratar la apendicitis, que afecta a uno de cada diez adultos en algún momento de su vida.
viernes, 19 de junio de 2015 09:20
viernes, 19 de junio de 2015 09:20
Durante más de cien años, el tratamiento habitual de la apendicitis fue la cirugía. Un estudio finlandés ofrece ahora pruebas de que la mayoría de los pacientes pueden ser tratados sólo con antibióticos. El trabajo, publicado en la Revista de la Asociación Médica de los Estados Unidos, abarcó a 530 pacientes de entre 18 y 60 años que aceptaron que su tratamiento –antibióticos o cirugía- se decidiera al azar. Tres de cada cuatro personas que tomaron antibióticos se recuperaron. Y ninguno de los que fueron operados tras tomar antibióticos empeoró por la espera.

"Llegó el momento de pensar en abandonar la apendicectomía de rutina en el caso de los pacientes con apendicitis no complicada”, escribió el médico y editor de la revista, Edward Livingston, en el editorial que acompaña el informe.

Sin embargo, Philip Barie, cirujano del Weill Cornell Medical College, señaló que los antibióticos no eran suficientes para más de un cuarto de los pacientes y señaló que el índice de fracasos era inaceptable. Los pacientes deberían someterse a una operación simple y segura para extirpar el apéndice, añadió, con lo que se resuelve el problema de forma permanente.

El estudio llega en medio de crecientes cuestionamientos sobre el uso habitual de la cirugía para tratar la apendicitis, que afecta a uno de cada diez adultos en algún momento de su vida. Los resultados sólo son válidos para las apendicitis no complicadas, destacó la médica Paulina Salminen, cirujana del Hospital Universitario Turku de Finlandia y principal autora del estudio. Allí excluyeron al 20%  de los pacientes con casos complicados –personas con apéndices perforados o abscesos abdominales–.

Livingston empezó a preguntarse por el papel de la cirugía hace diez años. Al revisar la bibliografía médica, encontró que gran parte de las investigaciones originales fueron llevadas a cabo por un cirujano, Reginald Fitz, que en 1886 estudió por qué la gente moría de infecciones pélvicas. Concluyó que la mayoría de los casos respondía a que el apéndice se había lesionado y luego infectado y gangrenado. Así determinó que lo mejor para evitar esas infecciones era extirpar el apéndice. Pero investigaciones más recientes muestran que el apéndice infectado no se "gangrena” y –como hasta Fitz advirtió– algunos pacientes simplemente mejoran por sí solos.

En la década de 1950, después de que se descubrieran los antibióticos, algunos médicos informaron haber tenido éxito al usarlos para tratar la apendicitis. Livingston también descubrió que la mayoría de los apéndices que se perforan ya lo han hecho para cuando el paciente se presenta en la sala de guardia. Aquellos que no se perforaron cuando el paciente busca ayuda médica casi nunca lo hacen. Las personas con las llamadas apendicitis no complicadas, concluyó, parecen tener una enfermedad distinta, que puede ser tratada con antibióticos.

Traducción: Elisa Carnelli

 

Fuente: Clarín

Comentarios