Chile

Murió el millonario ambientalista Douglas Tompkins

Sucedió este martes en el Sur de Chile, donde tenía cientos de miles de hectáreas. Hacía kayak con un grupo de amigos y cayó al agua sufriendo hipotermia.
martes, 08 de diciembre de 2015 21:10
martes, 08 de diciembre de 2015 21:10

Una salida de aventura terminó en tragedia para el multimillonario ambientalista Douglas Tompkins. Es que, el hombre de 72 años, hacía kayak con un grupo de amigos y cayó al agua sufriendo hipotermia. Si bien fue llevado de urgencias a un hospital no pudo sobrevivir.

Sucedió este martes en el Sur de Chile, donde tenía cientos de miles de hectáreas al igual que en la Argentina. El fundador de The North Face, reconvertido en filántropo, fue trasladado al Hospital Regional de Coyhaique, y si bien las primeras versiones daban su estado como reservado, en la tarde se confirmó su muerte. 

Según publicó Clarín, el accidente tuvo lugar en las aguas del lago General Carrera, Región de Aysén, donde Tompkins se instalaba todos los veranos.

Tompkins amaba tanto Chile como la Argentina. En este país era dueño de los Esteros de Iberá en la provincia de Corrientes, donde llevaba adelante un ambicioso proyecto para donar la tierra al Estado argentino y convertir la zona en una Parque Nacional.
 
La Patagonia la conoció en los años '60. Pero en los años '80, luego de enriquecerse como empresario aventurero, dio un giro brusco en su filosofía y decidió desprenderse de sus negocios y comenzar a comprar tierra para crear áreas de conservación natural. Así fue como llegó a la Patagonia. Compró tierras primero en Chile y luego en la Argentina. Y en ninguno de los dos países estuvo ajeno a las polémicas.

En el año 2006, en la Argentina, el entonces Secretario de Tierra y Vivienda del kirchnerismo, Luis Delía, lo señaló como "dueño del agua de los argentinos y del acuífero guaraní” y pidió que fuera expulsado. Pero Tompkins siguió adelante con sus proyectos de donación de tierras. Concretó la cesión para la creación del Parque Nacional Monte León y se lanzó a la ambiciosa cruzada de convertir los Esteros del Iberá en un área apta para el turismo. De hecho, actualmente en sus campos del Iberá se lleva a cabo una de las tareas de recuperación de especies más grandes del mundo. En eso estaba, cuando lo sorprendió la tragedia.

 

Comentarios