Reino Unido

Conmoción por una alumna que murió por una "reacción alérgica" al WiFi

Jenny Fry, tenía 15 años y era hipersensible a la electromagnética. El WiFi era su principal tortura ya que era alérgica y le hacía daño a su salud.
martes, 01 de diciembre de 2015 15:42
martes, 01 de diciembre de 2015 15:42

La ciudad de Oxfordshire, en el Reino Unido, está conmocionada por la muerte de una joven que sufría una extraña enfermedad. Su nombre era Jenny Fry, tenía 15 años y era hipersensible a la electromagnética (EHS, por sus siglas en inglés).

Según publicó Infobae, la chica se suicidó tras vivir con esta enfermedad una verdadera pesadilla. Sus padres indicaron que, aunque parezca sorprendente, el WiFi era su principal tortura. Argumentaron que Jenny tenía "alergia" a ese tipo de conexión a internet. Y los síntomas aumentaban cuando estaba en una zona con red inalámbrica. Fue por eso que en su hogar desconectaron los dispositivos que pudieran provocarle una aceleración en su EHS. Ésta le provocaba interminables dolores de cabeza, problemas de vejiga y cansancio permanente.

"Jenny estaba sintiéndose enferma y yo también. Hice algunas investigaciones y encontré cuán peligroso podía ser el WiFi, por eso decidí sacarlo de mi hogar. Ambas estábamos bien, pero Jenny continuaba sintiéndose enferma en algunas áreas de su colegio. Estaba teniendo muchas interrupciones, no por ser disruptiva o por mal comportamiento, sino porque a menudo solía irse de clase para encontrar otro lugar donde podía trabajar", manifestó su madre Debra a los investigadores quien denunció que en el colegio de Jenny, el Chipping Norton School, no tomó ninguna medida preventiva al respecto. 

"La seguridad de nuestros estudiantes mientras están en el colegio es de suma importancia y la seguridad de Jenny en el colegio era tan importante como la de cualquier otro", respondió Simón Duffy, el responsable del Chipping Norton School y le replicó que no había comprobación de que una conexión WiFi provocara algún tipo de alergia. 

"Intento hacer una campaña para advertir de los peligros del WiFi. No estoy en contra de la tecnología, pero siento que las escuelas deberían estar alertas de que algunos alumnos podrían ser sensibles y así reducir su uso", agregó Debra.

La Corte no quiso ser determinante en el caso. Darren Salter expresó que no hubo notas médicas que indicaran que la joven padecía de EHS. "Creo que el WiFi mató a mi hija", indicó la mujer en declaraciones recogidas por Daily Mail. "Estaba frustrada con el colegio. No vio a un médico pero sí a un consejero en el colegio que la estaba ayudando. No hizo ninguna sugerencia de que fuera a cometer suicidio y creo que pidió ayuda", concluyó.

 


Comentarios