Prisionero

Un nuevo video del Estado Islámico muestra a otro periodista británico secuestrado

El reportero gráfico John Cantlie fue secuestrado en 2012 y prometió mostrar la verdad de lo que pasan las personas 'abandonadas por sus gobiernos'.
jueves, 18 de septiembre de 2014 19:30
jueves, 18 de septiembre de 2014 19:30
El grupo extremista Estado Islámico difundió este jueves imágenes en las que el reportero gráfico John Cantlie revela por primera vez que es un rehén de la milicia que fue "abandonado" por su gobierno. 
 
"Sé lo que están pensando: 'Sólo está haciendo esto porque es un prisionero. Tiene un arma que lo apunta a su cabeza y lo están obligando a hacer esto', ¿no?", dijo Cantlie, sentado en un escritorio y sin despegar la vista de la cámara.

"Bueno, es verdad soy un prisionero. No lo puedo negar. Pero dado que fui abandonado por mi gobierno y mi destino está en manos del Estado Islámico, no tengo nada que perder. Quizás viva, quizás muera", agregó.

El fotógrafo, que habló de una manera relajada y pausada que parecía ser producto de repetidos ensayos, contó que fue secuestrado en noviembre de 2012 en Siria.

El británico, que dijo haber trabajado para medios como los diarios Sunday Times, Sun y el Sunday Telegraph, ya había caído en manos de una milicia insurgente antes, pero el Ejército Libre Sirio, un grupo apoyado públicamente por las potencias occidentales, lo liberó siete días después.

El diario británico The Guardian afirmó que el gobierno del Reino Unido le había pedido a los medios de ese país que no informaran del secuestro de Cantlie, que según el diario tiene 43 años, "porque consideraban que una cobertura mediática aumentaría la amenaza contra su vida".

Lo mismo había pedido Londres respecto a David Haines, el ex militar devenido en trabajador humanitario que fue decapitado en un video difundido por el EI el fin de semana pasado, y con Alan Henning, otro trabajador humanitario británico, que es el próximo nombre en la lista de ejecuciones filmadas del EI.

A diferencia de los otros tres videos que el EI produjo para el público occidental, en los que dos periodistas estadounidenses, James Foley y Steven Sotloff, y Haines dicen responsabilizar a sus gobiernos de sus muertes antes de ser decapitados por un verdugo encapuchado, esta vez la milicia islamista colocó a uno de sus secuestrados detrás de un escritorio para que revele "la verdad".

"Les voy a mostrar la verdad detrás de lo que sucede con muchos ciudadanos europeos que son detenidos y más tarde liberados por el Estado Islámico, y cómo los gobiernos británico y estadounidense creyeron que podían hacerlo de una manera diferente al resto de los países europeos", dijo.

"Ellos negociaron con el Estado Islámico y llevaron a su gente de vuelta a casa, mientras que los británicos y los estadounidenses los abandonaron", aseguró.

Las palabras de Cantlie hacían referencia a un tema que despierta sentimientos encontrados en Estados Unidos y Reino Unido: la decisión de esos gobiernos de no negociar con la milicia extremista e intentar, sin éxito, rescatar militarmente a sus connacionales secuestrados.

Estados Unidos está bombardeando posiciones del EI en Irak desde el mes pasado, y ya anunció que planea hacer lo mismo en Siria.

El Reino Unido, que se sumó a la coalición promovida por Washington contar el EI, ya anunció que enviará armas a los kurdos iraquíes para que lo combatan, que realizará vuelos de reconocimiento sobre Irak y que estudia sumarse a los ataques aéreos.

Antes de terminar la breve emisión, el reportero gráfico adelantó que en los próximos videos se concentrará en el plan militar de Washington y algunos de sus aliados para destruir al EI.

"Después de dos desastrosas e impopulares guerras en Afganistán e Irak, ¿por qué es que nuestros gobiernos están tan dispuestos a involucrarse en otro conflicto imposible de ganar? Les voy a mostrar la verdad detrás de estos sistemas y la motivación del Estado Islámico, y cómo los medios occidentales, la misma organización en la que yo solía trabajar, pueden tergiversar y manipular la verdad", señaló.

Vestido con el mismo uniforme naranja con el que sus compañeros estadounidenses y británicos fueron decapitados en cámara, y visiblemente demacrado, el reportero gráfico agregó: "Es muy alarmante ver a dónde se está encaminando todo y que la historia se repite una vez más. Hay tiempo para cambiar esta supuestamente inevitable secuencia de eventos, pero sólo si ustedes, el público, actúan ahora. Acompáñenme en los próximos programas y creo que se sorprenderán de lo que aprenderán".
 
Fuente: Télam

Comentarios