Alerta

Científicos del mundo preocupados por un agujero de 80 metros aparecido en Siberia

Un experto ruso explicó que lo más probable es que el agujero sea consecuencia del calentamiento global. Esto habría llevado la liberación de gases debajo de la superficie.
viernes, 18 de julio de 2014 09:08
viernes, 18 de julio de 2014 09:08
Un misterioso agujero gigante fue descubierto en Siberia Occidental por pilotos rusos que sobrevolaban la zona. El pozo fue encontrado a 30 kilómetros del yacimiento de gas Bovanenkovo, en Rusia, y podría llegar a tener unos 80 metros de diámetro.

Un experto ruso explicó que lo más probable es que el agujero, del que todavía se desconoce su profundidad, sea consecuencia del calentamiento global. Esto habría llevado la liberación de gases debajo de la superficie que habrían surgido con la misma virulencia que el tapón de corcho de una botella de champán. "Estos fenómenos no son extraños en Yamal ya que se observaron tanto el año pasado como el anterior. La tierra se precipita y se recupera, el subsuelo congelado se porta de modo impredecible", explicó.

Algunos medios de comunicación informaron sobre una teoría que tiene que ver con la caída de un meteorito. "En este caso, hay que estudiar el lugar, examinar si hay algunos residuos o materia fusionada", explicaron. De todas maneras, un vocero del gobierno de la península de Yamal, palabra que significa "fin del mundo", aseguró al diario Siberian Times que el cráter no fue creado por el impacto de un meteorito.

El científico Andrei Plekhanovle dijo a la agencia de noticias AP que el enorme agujero podría haber surgido debido a las temperaturas anormalmente altas que se están registrando en la región, que habrían hecho que la capa conocida como permafrost, que se mantiene congelada durante todo el año en zonas polares, se derritiera.

Otras fuentes señalan que la probabilidad de que una explosión de gas haya sido la que creó el cráter no es remota, ya que la zona donde apareció el agujero se encuentra a unos pocos kilómetros del campo de gas de Bovanenkovo.

Fuente: La Capital

Comentarios