El domingo de los cuatro Papas

Histórico: Francisco proclamó santos a Juan XXIII y Juan Pablo II ante una multitud de fieles

Jorge Bergoglio respiró hondamente e hizo una pausa momentánea antes de recitar la fórmula para declararlos santos, como si estuviera conmovido por la historia de la que estaba por formar parte.
domingo, 27 de abril de 2014 06:54
domingo, 27 de abril de 2014 06:54

El papa Francisco proclamó hoy la santidad de Juan XXIII y Juan Pablo II y pidió ante un millón de fieles congregados en la Plaza de San Pedro que ambos pontífices sean inscritos en los libros de los santos de la Iglesia.

Jorge Bergoglio respiró hondamente e hizo una pausa momentánea antes de recitar la fórmula para declararlos santos, como si estuviera conmovido por la historia de la que estaba por formar parte."Declaramos y definimos a los beatos Juan XXIII y Juan Pablo II santos y los inscribimos en el Catálogo de los Santos, y establecemos que en toda la Iglesia sean devotamente honrados entre los Santos", fue la fórmula pronunciada en latín por el pontífice, tras lo cual la muchedumbre estalló en aplausos.

Francisco ingresó a la plaza en procesión seguido por cardenales y obispos que entonaban la letanía de los santos. El papa emérito Benedicto XVI, quien renunció al trono de Pedro en 2013, concelebrará la misa junto con el papa Francisco, 150 cardenales y mil obispos. Por primera vez en la milenaria historia de la Iglesia una canonización fue concelebrada por dos Papas

Benedicto XVI , de 87 años y vestido con ropajes blancos y la mitra blanca de los obispos, fue instalado en el sector izquierdo del altar, junto con los cardenales y los 1.000 obispos que concelebrarán el oficio.

Una marea de banderas, sobre todo polacas , coloreaban la inmensa plaza, donde numerosos jóvenes mostraban entusiasmo pese a haber pasado una noche sin dormir. Desde las seis de la mañana los accesos a la plaza fueron abiertos y filas de peregrinos pasaron por los detectores de metales instalados en los accesos.

 Al elevar al honor de los altares a Juan Pablo II, el "papa viajero" que visitó un centenar de países y, para muchos fue un hombre de posturas conservadoras, y a Juan XXIII, el "papa bueno" que modernizó el catolicismo con el Concilio Vaticano II, Francisco envía al mundo un mensaje de unidad entre dos maneras de ver la doctrina y el gobierno de la Iglesia, que marcan claras líneas divisorias entre conservadores y reformistas.

 Fuente: La Nación e Infobae

Valorar noticia

Comentarios