Aeropuerto de Igarka

En Siberia, pasajeros empujaron su avión a 40ºC bajo cero

Los pasajeros de un avión que se disponía a realizar un vuelo regional en Siberia tuvieron que bajar de la nave y empujarla para que se desprendiera del suelo helado al que se había pegado su tren de aterrizaje.
miércoles, 26 de noviembre de 2014 13:37
miércoles, 26 de noviembre de 2014 13:37
Los pasajeros de un avión que se disponía a realizar un vuelo regional en Siberia tuvieron que bajar de la nave y empujarla para que se desprendiera del suelo helado al que se había pegado su tren de aterrizaje. Al haber estado expuesto a una temperatura extrema durante más de 24 horas, las ruedas estaban literalmente pegadas al suelo.

El incidente ocurrió ayer martes en el aeropuerto de Igarka, una pequeña localidad en el norte de la provincia siberiana de Krasnoyarsk. La temperatura rondaba los 40 ºC bajo cero pero los pasajeros del avión se lo tomaron con humor:

"En la vida hay que plantar un árbol, escribir un libro y empujar un avión", dijo uno de los viajeros a una televisión local, olvidando aparentemente lo de tener un hijo. Al inmortalizar su gesta con los teléfonos móviles, sus maniobras para hacer volar su propio avión se han convertido en el vídeo viral del día en Rusia.

En total eran 70 los pasajeros de la nave, la mayoría trabajadores de empresas de la zona que volvían a casa tras semanas destinados en la zona. El aparato, un Tu-134 de la aerolínea regional Katekavia, tenía ya todo el mundo a bordo para volar con destino a Krasnoyarsk. Fue entonces cuando se dieron cuenta de que el avión no podía arrancar por tener el tren de aterrizaje inmovilizado aparentemente por el frío.

Según explicó a RIA Novosti Oksana Gorbunova, asistente del fiscal de transporte de Siberia Occidental, no había manera de mover la nave "ni con la ayuda de un trailer, y los pasajeros decidieron echar una mano y bajaron a empujar el aparato, que puede pesar más de 50 toneladas. Aleksei Flianov, uno de los viajeros, asegura que fue el piloto el que les pidió que ayudasen a mover el avión.

A raíz del incidente, la Fiscalía de Transporte ha abierto un expediente para investigar si hubo algún incumplimiento de las normas de seguridad. Según expertos en aviación, al empujar la nave los flaps podrían haber quedado dañados.

Sin embargo el avión despegó sin problemas y llegó hasta Krasnoyarsk, con algo de retraso y con los pasajeros con una historia que contar.

Fuente: El Mundo (España)

Comentarios