Análisis

Dilma Rouseff se despegó del "efecto Tango" de devaluación y dijo que no afectará a Brasil

La presidente disertó en el Foro Económico Mundial de Davos, donde resaltó la estabilidad del real y señaló que si bien está 'atenta' al desplome del peso, se trata de un problema 'que afecta a Argentina'.
domingo, 26 de enero de 2014 09:51
domingo, 26 de enero de 2014 09:51
El ‘efecto Tango’ irrumpió en la primera plana de los diarios de la región y el resto del mundo, que ven con preocupación la devaluación del peso en medio de una corriente de depreciaciones de monedas emergentes encabezada por la lira turca. 

Pese a que la Argentina firmó en el Grupo de los 20 un compromiso para evitar las devaluaciones competitivas, en enero la depreciación del peso acumula hasta el momento un 23% y para los mercados internacionales genera un riesgo de "contagio” para evitar pérdidas de competitividad. 

Desde Davos, la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, consideró que la devaluación del peso "no va a tener consecuencias significativas para Brasil”, uno de los socios principales de Argentina e integrante también del Mercosur, pero también reconoció estar "atenta, muy atenta” al devenir de la economía argentina, según publicó ayer el diario Folha de San Pablo.

"Dilma tuvo un inmenso cuidado en no decir nada que la mostrase excesivamente preocupada” por los que definió como una "crisis que afecta a Argentina”, recopiló la publicación paulista. 

El diario El Observador de Uruguay, por caso, sostiene que la economía argentina ingresó en una "nueva etapa” que ya tiene sus primeros coletazos en Uruguay. "La fuerte devaluación del peso argentino de las últimas dos jornadas prácticamente detuvo las exportaciones uruguayas a ese destino”, detalla el texto.

"Los expertos consultados por El Observador prevén un impacto sobre las exportaciones, el turismo y también es probable que se reedite una nueva "ola” de consumo de uruguayos en la vecina orilla, favorecidos por la ventaja cambiaria como ya ocurrió el año pasado”, sostiene la publicación.

Según Folha, Dilma reconoce que existe un reacomodamiento del comercio con la Argentina, con "una reducción del flujo comercial”, que resta ingresos a su país. 

Los analistas del mercado financiero, en tanto, sostienen en los medios internacionales que el ‘efecto Tango’ contribuyó a la caída de las bolsas internacionales, en especial en el mercado español. "La Argentina no puede permitirse seguir consumiendo reservas para sostener su divisa, lo que pondrá de manifiesto que las cifras reales de su economía distan de las oficiales”, sentencia el equipo de análisis de Bankinter según agencias internacionales.

 

Fuente: Perfil

Comentarios