Su historia

Quién fue Édgar Tamayo, el mexicano que recibió la pena de muerte en Texas

El hombre recibió ayer la ejecución por pena de muerte en Estados Unidos tras una lucha de organizaciones políticas y sociales internacionales para evitarlo.
jueves, 23 de enero de 2014 17:00
jueves, 23 de enero de 2014 17:00
Hoy la noticia internacional que más espacio ocupa en los matutinos es la muerte del preso mexicano Edgar Tamayo, de 46 años quien fue ejecutado este miércoles mediante inyección letal en la cárcel de Huntsville (Texas, EU). ¿Pero quién es Tamayo?

El hombre es originario del municipio de Miacatlán, (Morelos). Es integrante de una familia de cinco hijos, dos de sus hermanos son residentes de la Unión Americana y los otros dos viven en México.

En el año de 1986, Édgar viajó a EE.UU. para trabajar como jornalero junto a sus hermanos, en busca del sueño americano. En 1993 cambia su lugar de residencia a Austin, para vivir con su amigo Jesús Mendoza.

Posteriormente, un año después, ambos son arrestados y sometidos por el oficial Guy P. Gaddis, al ser sospechosos de asaltar a un ciudadano estadounidense. El policía recibió tres disparos y murió, luego de descender de su patrulla. El arma homicida fue encontrada en la parte trasera de la unidad pero sin las huellas del morelense. La prueba de "Harrison” efectuada al acusado, estudio que se aplica para determinar residuos de pólvora en las manos, también dio resultados negativos.

Tamayo asegura no recordar nada de dicho acontecimiento debido a la gran cantidad de alcohol que había en su organismo, pero aceptó haber matado al agente ya que no se le permitía ver ni comunicarse con su esposa.

El 1 de noviembre de 1994 fue condenado a la pena capital en Livingston, Texas.

En 2008, ya en prisión, Tamayo Arias fue diagnosticado con una "discapacidad mental leve”, como consecuencia de un accidente de rodeo que tuvo en su adolescencia.

La despedida
Héctor Tamayo e Isabel Arias pasaron dos horas con su hijo, a fin de que las otras dos horas autorizadas para esta última visita, sean aprovechadas por las dos hijas de Edgar, quienes eran unas niñas cuando su padre fue procesado y sentenciado a muerte por el homicidio de un policía en Houston el 31 de enero de 1994.
 
"Está bien", comento escuetamente el padre de Edgar, al salir de la visita acompañado de su esposa. Visiblemente compungido, Héctor Tamayo se disculpó de hacer declaraciones "no es el momento", dijo.
 
Tamayo se despidió la víspera de varios de sus hermanos y sobrinos en una prolongada visita en la que se revivieron momentos familiares de la infancia y adolescencia de Edgar en la comunidad de Miacatlán en el estado de Morelos, de donde es originario.

La ejecución
Tamayo, según testigos presenciales de la ejecución, declinó decir unas últimas palabras antes de la inyección letal que acabó con su vida a las 21.32 hora local de este miércoles (03.32 GMT del jueves).

La ejecución de Tamayo, condenado a muerte por el asesinato de un policía estadounidense en 1994, se produjo con tres horas de retraso sobre el horario previsto, debido a la presentación de un recurso de última hora que fue rechazado por la Corte Suprema de EU.
 
A petición del preso, ningún familiar suyo presenció sus últimos momentos, a los que sí asistieron diversos parientes del agente asesinado, Guy Gaddis, entre ellos la madre y otros familiares cercanos.

En las horas previas a la ejecución, Tamayo había confesado que estaba "listo" para morir y que veinte años en el corredor de la muerte "son demasiados", según dijeron fuentes penitenciarias.

La ejecución del preso se llevó a cabo a pesar de las numerosas protestas de organizaciones políticas y sociales internacionales, como la Organización de Estados Americanos (OEA) y Amnistía Internacional, que denunciaron la falta de un juicio justo y la discapacidad mental leve que sufría Tamayo.



Fuente: Terra Noticias / Noticiero Televisa

Comentarios

Otras Noticias