Preocupación

La activista argentina de Greenpeace podría ser acusada de terrorismo en Rusia

Camila Speziale fue detenida y vive horas decisivas junto a sus compañeros de Greenpeace: la nave 'Arctic Sunrise', que fue abordada por militares rusos, amarrará en Murmansk y se sabrá si sus tripulantes son liberados o no.
domingo, 22 de septiembre de 2013 12:36
domingo, 22 de septiembre de 2013 12:36
El barco de Greenpeace que traslada a 28 activistas y lleva tres días capturado por las fuerzas de seguridad de Rusia llegará mañana a tierra y finalmente se podrá saber de qué acusan a sus tripulantes, entre los que se encuentran los argentinos Camila Speziale y Hernán Pérez Orsi.

Desde que los efectivos abordaron por la fuerza la nave Arctic Sunrise no se estableció contacto con ningún miembro de la agrupación ecologista, por lo que hay una gran ansiedad por conocer cuál es la situación de los activistas. No está claro cuáles son los cargos que les imputan.

Ante esta situación, un grupo de abogados de Greenpeace ya se instaló en Murmansk, ciudad situada a unos 1.500 kilómetros al norte de Moscú, donde desembarcará la tripulación. "Se está diciendo que los van a acusar de terrorismo o piratería pero ningún cargo tiene sustento", adelantó Mauro Fernández, de Greenpeace Argentina. "Ya se analizó legalmente y cualquier acusación se cae inmediatamente. Los activistas en ningún momento pusieron en riesgo a nadie ni a la plataforma", aseguró a Infobae.

Sobre el violento abordaje del Arctic Sunrise, Fernández explicó al diario Clarín que "el barco siempre estuvo fuera de la zona de exclusión, en aguas internacionales en las que no hay que pedirle permiso a nadie para estar". Con estos argumentos, los abogados de la organización ecologista pedirán  pedirán que liberen a todos los activistas porque consideran que la detención del grupo fue ilegal.

La presunción sobre la acusación de terrorismo se vio reforzada por un comunicado del Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia que difundió la agencia de noticias estatal de ese país, en el cual el gobierno se refirió al incidente que se produjo cuando los activistas intentaban impedir que la plataforma petrolera Prirazlomnaya de la empresa Gazprom realice una peligrosa perforación en los hielos del Polo Norte en busca de petróleo.

"Las acciones (de la gente de Greenpeace) eran de una naturaleza agresiva, provocativa y tenía el aspecto de las actividades extremistas capaces de causar muertes de seres humanos y otras consecuencias graves", describió el ministerio a través de la nota, para justificar la intervención de los guardias fronterizos rusos, que al observar movimientos sospechosos realizaron disparos de advertencia al barco de los ecologistas. Y más tarde, tras una discusión con el capitán del Arctic Sunrise, abordaron la nave a punta de pistola.

En tanto, funcionarios de Comité de Investigaciones de Rusia (CIR) adelantaron otro de los cargos que les imputarían a los activistas. "De acuerdo a los materiales presentados, en el mencionado suceso se ven indicios de delitos previstos en artículo sobre 'Piratería'", señalaron a través de un comunicado difundido a la prensa.

De todos modos, Greenpeace Internacional informó que hasta el momento no recibió "ninguna confirmación oficial de los posibles cargos". Y reveló que a los tripulantes del barco "se les ha negado el acceso a la asistencia jurídica".
0%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios