Ante miles de personas

Una multitud acompaña al Papa en el vía crucis por la costa de Brasil

Miles de almas se hacen presente en Copacabana para acompañar al Papa Francisco en un vía crucis imponente.
viernes, 26 de julio de 2013 19:09
viernes, 26 de julio de 2013 19:09
Una multitud acompañaba en la noche del viernes sobre la avenida Atlántica, la principal de Copacabana, el Vía Crucis encabezado por el papa Francisco, durante la  XXVIII Jornada Mundial de la Juventud, uno de los momentos más sugestivos de las JMJ, al que asisten varios cientos de miles de jóvenes de 190 países.

Como este viernes fue declarado feriado en esta ciudad, además de los peregrinos que llegaron para participar de la Jornada Mundial de la Juventud, los habitantes de Río de Janeiro no quieren perderse la oportunidad de ver de cerca al primer papa latinoamericano.

Francisco partió en helicóptero desde la residencia Sumare donde se aloja, hasta el Fuerte de Copacabana, donde se subido al papamóvil recorremás de cinco kilómetros, hasta llegar al monumental escenario, donde al anochecer presidirá el acto central.

El centro de Río se enconetraba colapsado. El tránsito, interrumpido en gran parte de la zona de Capacabana. Los restaurantes que venden comida por kilo, los más económicos, hay colas de gente de hasta una cuadra. Era imposible conseguir una mesa en los bares. Quienes hacen "su enero” en pleno invierno, son los vendedores ambulantes que venden bebida fría.

Almuerzo. Francisco afirmó en la tarde del viernes que "cuando se pregunten porque hay hambre y tengan la respuesta estarán cerca de Dios", durante un almuerzo que mantuvo con una docena de peregrinos en el marco del Encuentro Mundial de la Juventud. En ese almuerzo participaron jóvenes de Brasil, Nueva Zelanda, Australia, Portugal, Francia, México, Estados Unidos, Sri Lanka, Rusia, Argentina, Colombia, quenes contaron a la prensa los detalles del encuentro con el Sumo Pontífice.

"Cuando llegamos estábamos todos nerviosos y como no hablábamos, nos preguntó que nos pasaba, y yo le contesté que `no todos los días se almuerza con el Papa`", señaló el argentino Marcelo Galeano quien definió a Francisco como un "pastor y un padre".

Todos coincidieron en destacar que, al enterarse que no todos hablaban castellano o portugués "quiso hacer todo lo más despacio posible" y pidió a la joven colombiana que sirva de traductora.

Fuente: La Voz

0%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios