Avance científico

Identificaron dos agujeros negros girando en un baile cósmico

Dos agujeros negros supermasivos giran entre sí en una especie de danza que los potencia y hace cada vez más grandes.
viernes, 06 de diciembre de 2013 00:15
viernes, 06 de diciembre de 2013 00:15
Un nuevo fenómeno astronómico mantiene cautivo a varios científicos e investigadores. Dos agujeros negros supermasivos giran entre sí en una especie de danza que los potencia y hace cada vez más grandes.
 
El descubrimiento fue realizado por astrónomos de la NASA con la ayuda del Explorador Infrarrojo de Campo Amplio que les permite ver las galaxias a millones años luz de distancia. En esta oportunidad, ambos agujeros negros se encuentran en una galaxia remota ubicada a 3.800 millones de años luz de la Tierra.
 
Este avistamiento astronómico "increíblemente extraño" generó nuevos avances en el estudio de los astros. Uno de esos avances es el generado por el radiotelescopio ATCA, en Australia, y el Gemini Sur. Ambos revelaron que el chorro de uno de los agujeros ha cambiado de forma y se bambolea, probablemente empujado por el peso del chorro del segundo.

"Creemos que el chorro de un agujero negro ha sido desplazado por el otro, como si de una danza con cintas se tratara", dijo Chao- Wei Tsai del Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA, y autor principal de un artículo sobre los hallazgos en publicado en Astrophysical Journal.
 
"Si es así, es probable que los dos agujeros negros estén bastante cerca y se encuentren entrelazados gravitacionalmente», añadió.

Según indica el diario ABC, el "baile" de estos dos agujeros negros comienza lentamente, con los objetos dando vueltas entre sí a una distancia de unos pocos miles de años luz. Pocos agujeros negros han sido identificados en esta temprana fase de fusión. Como continúan dando vueltas uno alrededor del otro, se acercan, separados únicamente por unos pocos años luz.

En la etapa final en la fusión de los agujeros negros, estos envían ondas gravitacionales a través del espacio y el tiempo. Los investigadores buscan activamente estas ondas utilizando estrellas muertas llamadas púlsares con la esperanza de comprender mejor el funcionamiento de los agujeros negros danzantes.

 

Fuente: ABC

Comentarios

Otras Noticias