Tendrán paracetamol

Insólito: El ejercito norteamericano quiere bombardear Guam con ratones

Los ratones serán lanzados en paracaídas para que se queden enredados entre las ramas de la densa vegetación de la isla norteamericana. Mirá por qué piensan hacer este raro bombardeo.
lunes, 16 de diciembre de 2013 15:00
lunes, 16 de diciembre de 2013 15:00
En ocasiones, las noticias de medio ambiente parecen una mezcla entre un chiste del día de los inocentes y la trama de una película de dibujos animados. Un ejemplo de ello es el plan del ejercito estadounidense: bombardear la isla de Guam con ratones muertos. En realidad, envenenados con acetaminofeno, más conocido como paracetamol.

El objetivo de esta, digamos, campaña militar es acabar con las poblaciones de serpiente arbórea marrón (Boiga irregularis). Este reptil se ha convertido en una auténtica plaga en la isla, una especie invasora responsable de la extinción a nivel local de muchas especies. Hasta el momento, todos los intentos de acabar con la serpiente invasora han fracasado, y al mismo tiempo han costado grandes cantidades de dinero.

Así que los biólogos, con la ayuda del ejercito del aire norteamericano, han trazado el siguiente plan. El paracetamol resulta venenoso para las serpientes. Pero dárselo a toda la población resulta imposible, tanto por cuestiones técnicas como económicas. La solución es utilizar cebos envenenados.
 
Estos cebos deben quedar a disposición de las serpientes, procurando que otros animales no puedan acceder a ellos. En principio, el paracetamol no resulta tan dañino para aves y otra fauna como para esta especie concreta de serpientes, pero no está de más tomar precauciones.
Ahí es donde entra el "sistema de entrega”. Al lanzar los ratones desde un avión, e ir equipados con paracaídas, la mayoría de ellos se quedarán enredados entre las ramas de la densa vegetación de la isla. A una altura a la que las serpientes no tienen problemas en llegar, y sí otros animales.
 
Además, el hecho de que los paracaídas estén fabricados con cartón tiene dos ventajas. Por una parte no ahuyenta a las serpientes, a diferencia de lo que pasaría si estuviesen fabricados de tela, y si algún otro animal los consume no habría problemas. En segundo lugar, se trata de un material biodegradable sin apenas impacto sobre el ecosistema.
 
La única cuestión que no está tan clara es si las serpientes caerán en la trampa. Se sabe que muchas especies de reptiles no se alimentan de animales muertos, no comen carroña. Los especialistas piensan que la serpiente arbórea marrón si lo hará, al menos en estas circunstancias. Y si no, lo peor que pasaría es que se habría abonado la isla, aunque de una manera muy cara.
 
Es importante comentar que la isla de Guam pertenece a los Estados Unidos, bajo la figura de Territorio No Incorporado. Esto significa que está bajo soberanía estadounidense, pero no pertenece oficialmente a la Unión. Es decir, que esta acción "militar" se lleva a cabo sobre un territorio afiliado a los U.S.A.

 

Fuente: José de Toledo de Apuntes de Naturaleza/Yahoo Noticias

Comentarios