Solidaridad

Paul McCartney pidió a Putin que libere a los activistas de Greenpeace para que reciban la Navidad con sus familias

El exBeatle pidió a través de una carta que las 30 personas detenidas, entre los que se encuentran dos argentinos, sean liberados y que se dejen sin efecto los cargos por piratería.
jueves, 14 de noviembre de 2013 17:36
jueves, 14 de noviembre de 2013 17:36
El talentoso Paul McCartney escribió una carta al presidente ruso Vladimir Putin pidiendo la liberación de los 30 activistas de Greenpeace encarcelados en Rusia por una protesta contra una plataforma petrolera, entre ellos los argentinos Camila Speziale y Hernán Pérez Orsi. 

"Lean la carta al presidente Vladimir Putin, que todavía no ha respondido. El embajador ruso respondió educadamente que la situación [de los detenidos] no está representada adecuadamente en los medios internacionales'", escribió el ex-Beatle en su página web. 

Los ecologistas fueron detenidos el 18 de septiembre cuando protestaban contra una plataforma gubernamental en el Ártico. 

"Sería genial si este malentendido se pudiera resolver y los activistas pudieran estar con sus familias a tiempo para Navidad. Tenemos esperanza", añadió. 

En la carta, encabezada con un "Querido Vladimir", McCartney asegura que "millones de personas en docenas de países estarían inmensamente agradecidos si pudiera intervenir para poner fin a este asunto". 

"Naturalmente entiendo que los tribunales rusos y la presidencia rusa son dos cosas distintas. Sin embargo me pregunto si usted no podría utilizar su influencia para reunir a los detenidos con sus familias", escribe el cantante de 71 años.
 
Los argentinos, separados 

Greenpeace Argentina informó que tras el arribo a San Petersburgo del tren Ladozhsky, donde fueron trasladados, los ecologistas detenidos fueron distribuidos en tres centros de reclusión.  En el caso de los argentinos, Camila Speziale fue alojada en el centro de detención "SIZO 5" y Hernán Pérez Orsi, en el "SIZO 4". 

Desde su arribo, los 30 activistas permanecen en cuarentena y se les practican distintos exámenes médicos. Se trata de un protocolo utilizado por las autoridades rusas cada vez que se llevan adelante traslados de prisioneros entre distintas cárceles. 

 

Greenpeace adelantó que desde mañana podrán reunirse con sus abogados y también se les permitiría el envío de provisiones. 

Con relación a su condición de detenidos de los activistas, el período de dos meses determinado por el Tribunal de Distrito de Leninsky de Murmansk finaliza el 24 de noviembre, recordó. 

Pero si el Comité de Investigación ruso quiere extenderlo, debe presentar una solicitud al tribunal de distrito competente en San Petersburgo, una semana antes de la fecha, es decir que tiene tiempo hasta el 17 de noviembre, añadió la organización. 

El Comité de Investigación puede pedir un periodo máximo de prórroga de cuatro meses y, de presentarse la solicitud, los pesquisas tendrán que indicar si seguirán investigando el delito de piratería o de vandalismo y se deberán establecer audiencias a los 30 detenidos que tendrían lugar antes del 24 de noviembre. 

Esto proporcionará claridad en cuanto a los cargos de piratería que aún siguen vigentes, se indicó. 

De desecharse esos cargos, los detenidos deberían recibir una notificación por escrito, que aún no les fue presentada. 

Los 30 ecologistas -28 activistas de Greenpeace, un cámara y un fotógrafo independientes- formaban parte de la tripulación del barco Arctic Sunrise y realizaban una protesta contra los planes de perforación de la empresa petrolera rusa Gazprom en el Ártico. 

Todos fueron arrestados el 18 de septiembre cuando las fuerzas armadas de ese país abordaron la nave de la organización. 

Una vez en el puerto de Murmansk, fueron acusados por un tribunal en primera instancia de piratería y luego de vandalismo, lo que supone una pena de entre 15 y 7 años, respectivamente. 

La corte regional de Murmansk les ordenó una prisión preventiva de dos meses mientras se realiza la investigación y todas las apelaciones para pedir la libertad bajo fianza fueron denegadas. 

Para Greenpeace, ambos cargos son completamente desproporcionados e infundados.

Fuente: Diario Los Andes

Comentarios

Otras Noticias