Historias

Aprendiendo con el corazón: de la distinción nacional al deseo de llegar a muchas escuelas de San Juan

El proyecto del Colegio Parroquial Cristo Rey, de Caucete, se consagró en la Feria Nacional de Ciencias como trabajo integrado. Qué trabajaron.
domingo, 1 de octubre de 2023 14:08

Confiaron en la proyección y fuerza de su propuesta y no se equivocaron. No sólo por el éxito en el reconocido Colegio Parroquial Cristo Rey, de Caucete, sino porque están seguras que puede aplicarse en muchas escuelas. Las docentes Valeria Páez y Melisa Sosa celebran la máxima distinción como Trabajo Destacado en la Feria Nacional de Ciencias, que se desarrolló en Tecnópolis, la semana pasada y ya piensan en lo que sigue con su "Aprendiendo con el corazón".

"Hemos sido premiadas y destacadas en Feria de Ciencias en Trabajos integrados (un ítem que era novedad en esta edición). Nuestro trabajo "Aprendiendo con el Corazón" es un trabajo integrado ya que se articularon las áreas de Formación ética y de Lengua. Trabajamos en normas de convivencia, hábitos y en Lengua, lo que es la producción oral y escrita, el uso de mayúsculas, puntos, sangrías y párrafos", comenzaron explicando a Diario La Provincia SJ

Valeria Páez y Melisa Sosa, las docentes impulsoras del proyecto integrado premiado.

La motivación y necesidad de este proyecto tuvieron como eje la realidad de la comunidad educativa, sobre la que las docentes se preocuparon y ocuparon. "Nuestro proyecto surge cuando inician las clases o un poquito antes. Este año nos tocaba trabajar por áreas y tenemos un total de 63 alumnos en Tercer grado A y B. Notábamos ciertos comportamientos que no favorecían al aprendizaje y creíamos que se debía a que ellos no podían expresar muy bien lo que les pasaba. Trabajamos las emociones, el poder decir qué les pasa, el poder reconocer las emociones y autogestionarlas, mirar a sus compañeros y sentirse bien con ellos y resolver los conflictos", describieron.

Para ello, no se restringieron a una sola actividad, sino a múltiples propuestas. "Se realizaron muchas tareas, aúlicas y fuera del aula. Dentro de las tareas aúlicas nos enfocamos, por supuesto, en el régimen de convivencia. Los niños lo han armado sobre la base que establecimos sobre cuáles son las normas que se deben realizar y cuáles no, por ejemplo", agregaron. También, trabajamos sobre las emociones recurriendo al "Cubo de las emociones", donde ellos las identifican y dicen qué cosas les provoca lo que le toca", señalaron.

El gran momento de la distinción nacional.

A ello se sumaron los recreos emocionales de relajación, de movimiento y de música, articulados con el área de Música y también hubo participación del área de Plástica. "En el recreo de relajación practicábamos yoga, donde los niños podían encontrarse con sí mismos, descansar y respirar. En los de movimiento se realizaba una especie de zumba para poder liberar energías. En Música, en realidad, era también de movimiento y poder expresar a través de la oralidad lo que les pasa. Y con Plástica realizamos una tarea que tiene que ver con, primero, una producción escrita de cómo se sentían de haber ido participado en Feria de Ciencias y luego plasmarlo en un dibujo", puntualizaron.

Los padres también fueron parte de ello con talleres y ya pudieron expandirse, saliendo hacia la comunidad caucetera. "Hemos podido ir a la escuela Isidro Zavalla a llevar el proyecto para que otros chicos lo puedan realizar. La verdad es que se han hecho tareas muy lindas a lo largo del año y por supuesto, seguiremos trabajando. Estamos dispuestas a contarles a más docentes que pueden realizar este hermoso proyecto", manifestaron sobre el impulso que se busca.

Comentarios