Educación

Alumnos de Chimbas, Rivadavia y Taiwán unidos por un dinosaurio de crochet "viajero"

La iniciativa la impulsó el profesor Manuel Cardozo Molina y cuenta con la colaboración de las docentes de inglés de las escuelas Arturo Illia de Chimbas y Provincia de Tucumán de Rivadavia. En Taiwán participan chicos de la escuela Wenfu Red N°401.
martes, 9 de noviembre de 2021 11:25
martes, 9 de noviembre de 2021 11:25

Alumnos de 2 escuelas sanjuaninas y de Taiwán se unieron por una iniciativa muy original que va de la mano de un dinosaurio de crochet. Impulsados por los profesores Manuel Cardozo Molina, Martha Soria y Jaqueline Diaz, los alumnos se unieron a través de una encomienda, revalorizando el sentido de la carta papel.

El proyecto se llama "Intercambio de paquete" y participan alumnos de 3°1° de la escuela Arturo Illia de Chimbas y de 2°2° de la Secundaria Provincia de Tucumán de Rivadavia. Del otro lado del mar, forman parte de esta iniciativa alumnos de 8° de la School Wenfu Red N°401 Zuoying Dist. Kaohsiung de Taiwán, de la mano de la docente Hsiaoyin Chen y Carrice Chang. 

Cardozo Molina pertenece a la fundación sin fines de lucro Evolución que está en Buenos Aires y que se caracteriza por capacitar a los profesores para promover proyectos. De la mano de esto formó parte de la Red Telar (Todos en la Red) que estimula a trabajar con alumnos usando las TIC con redes en otros países. Así fue como nació esta iniciativa.

"Les propongo a los alumnos si quieren participar y muchos chicos aceptan, otros no. Acá por ser la tierra de los dinosaurios compramos 2 peluches hechos con crochet. A uno lo llamamos Arturito y al otro Michu", comenzó explicando el docente Cardozo a Diario La Provincia SJ.

Luego cada niño escribió una carta contando las actividades que hacían en la escuela, la música que les gustaba escuchar, lo que hacían, las costumbres, el clima. Ahí intervinieron las profesora de Inglés ayudando a los chicos a traducir y poniendo en práctica todos sus conocimientos. De esta forma se convirtió en una práctica "verdadera y real". 

"Los chicos lo traducen al inglés y una vez listo, los alumnos participantes envían la carta y va acompañada con algo autóctono. Algunos regalaron remeras, artesanías en cerámica, dibujos y hasta una manta. Otros una carta sola. La caja con la encomienda se envía a Taiwán y se intercambian fotos con el muñeco", destacó. 

Éste es un proyecto colaborativo desarrollado a través de un grupo cerrado en alguna red social entre docentes, que luego es cerrado cuando se termina la edición del proyecto. Apunta a alentar, aprender y aplicar la escritura creativa de algún idioma, en ese caso el inglés, a la vez que sirve como vehículo para promover el entendimiento cultural entre los estudiantes, generando lazos de amistad, ubicación geográfica, costumbres, actividades escolares, música, deportes, etc. 

"La encomienda que enviamos pesaba más de 4 kilos. Tarda un mes en llegar y como los chicos van a estar en clases hasta el 10 de diciembre, esperamos recibir la respuesta en este periodo. La vez pasada duró 20 días en llegar a Taiwán pero 2 meses en ingresar a la Argentina. Por ende, si llega después de que termine las clases, ya veremos cómo hacemos", explicó el profesor.

A cada uno le toca un regalito, es un recuerdo, un obsequio que viene de otro país. "De eso se trata también el proyecto. Intercambio de paquetes le dicen los asiáticos y nosotros le llamamos encomienda", finalizó.

Comentarios