Historias

La escuela que fundó Sarmiento en Calingasta y sobrevivió al tiempo con sus paredes de adobe

Se llamó originalmente Gobernación de los Andes y forma parte del casco histórico de Tamberías. Conserva pupitres originales y su escudo en la que figura que era la escuela Nº 27.
miércoles, 11 de septiembre de 2019 13:01
miércoles, 11 de septiembre de 2019 13:01

Su impronta remonta a los tiempos en los que las casas de adobe, bajas y toscas, marcaban la identidad de la localidad cabecera de Calingasta. Pero sus paredes cuentan su propia historia: allí funcionó la primera escuela del departamento fundada nada más y nada menos que por Domingo Faustino Sarmiento. Esto fue en 1863 y aún hoy sigue en pie y está perfectamente conservada. En el día del Maestro, la recorremos en fotos.

Con el correr de los años, en 1906, por la Ley Lainez pasó a ser la Escuela Nacional Nº 27 y en 1981, ya en otras aulas, se convirtió en la Escuela Batalla de Maipú que actualmente existe en esa localidad. Esta escuela que se convirtió en museo y formó a muchos calingastinos está ubicada en calle Maipú en Tamberías y es "el centro de visitas del casco histórico y el lugar desde donde parte el guía para hacer el circuito caminando o en bicicleta por la avenida Maipú para visitar otros edificios como el primer cine, la primera cárcel o la capilla", señaló el director de Turismo de Calingasta, Heber Tapia a Diario La Provincia SJ.

Detalló que se conserva allí el escudo original que expresa que la Provincia la reconoce como "Escuela Nº 27", bancos o pupitres de la época, un telar y libros de escritores sanjuaninos. "El gran atractivo es la recuperación arquitectónica con los mismos materiales utilizados originalmente. Se dejó intencionalmente en el exterior una parte sin revocar ni revestir, para observar los tapiales y adobones con los cuales está construida", agregó.

En el año 2017,se convocó a la Junta de Estudios Históricos y a vecinos de Tamberías para cerrar los detalles de lo que se podría exhibir en ella. "La junta hizo aportes tales como que el pizarrón en la época era pintado sobre la pared de barro y que las bibliotecas eran embutidas en el tapial de la pared, tal como puede observarse en las fotos. Los vecinos aportaron sus conocimientos transmitidos por sus antepasados en la elaboración del barro y las técnicas arquitectónicas, utilizando materiales como la totora y pajaro bobo en los techos, atados con tientos de cuero de animal", destacó Heber.

 

Galería de fotos

Comentarios