Preocupación

Volvieron los "UPD", los festejos de alumnos secundarios del último año

Aunque algunos estudiantes lo festejan pacíficamente, en otros casos se reproduce en fiestas privadas, alcohol y descontrol. 
miércoles, 06 de marzo de 2019 23:17
miércoles, 06 de marzo de 2019 23:17

El UPD, "Último Primer Día" es una moda entre los jóvenes que cursan el último año del secundario para celebrar el inicio de clases. Aunque algunos estudiantes lo festejan pacíficamente, en otros casos se reproduce en fiestas privadas, alcohol y descontrol. 

Remeras pintadas, disfraces, cotillón, maquillaje artístico y pirotecnia son algunos de los protagonistas en este día denominado "UPD". Los "grupos de whatsapp de los papás" están que explotan por esta moda que se inció hace unos años en las provincias de Mendoza y San Juan y se trasladó a la Ciudad de Buenos Aires. Consiste en reunirse durante toda la noche en una casa, plaza o salón privado para celebrar el último primer día de clases de sus vidas. 

Si bien es una experiencia que para muchos puede representar el cierre de una etapa que no se volverá a repetir, en otros casos estas reuniones se pueden ir de las manos y finalizar en la mañana del otro día con varios disgustos por el consumo indiscriminado de bebidas alcoholicas; vodka, fernet y vino en cartón. Esto lleva a que muchos chicos terminen hospitalizados o inhabilitados para ingresar a la escuela por el estado en que terminan luego de pasar la noche en vela y bebiendo. 

Además de los problemas con el consumo excesivo de alcohol entre los adolescentes muchos denuncian en las redes sociales las trabas que generan en el tránsito por lo mañana debido al corte de calles y avenidas. 
Para controlar esta situación muchos colegios organizan reuniones entre padres y docentes para poder trabajar en conjunto y contener el consumo de alcohol durante esta fiesta. También se arman "patrullas de padres" que controlan a los chicos en el parque y durante todo el recorrido hasta la puerta de la escuela. Y muchas instituciones deciden que los alumnos pueden festejar todo lo que quieran en la puerta, pero al cruzarla deben hacerlo sin cotillón y con el uniforme. Muchos municipios también se anticiparon a este día festivo con operativos de seguridad. 

Es importante aclarar que esta práctica no involucra a todos los grupos y "camadas" de colegios, algunos simplemente hacen "pijamadas" o se juntan una hora antes en una plaza con banderas y cotilllón para dirigirse juntos a la institución y presentar su nuevo uniforme de egresados. También depende de las reglas, advertencias y medidas que puedan tomar tanto los directivos de los secundarios como los padres de los chicos. 

En 2007 en la escuela secundaria Media N°3 la rectora, Susana Marcollini, envió devuelta a sus alumnos a sus casas porque "estaban borrachos". “Mariani se está cayendo parado”, sostuvo la docente en relación a un alumno. “No puede ser que entren así a la escuela cuando estamos haciendo el acto de comienzo del ciclo lectivo. Los padres de los alumnos de primer año se llevan a los chicos porque me piden garantías de que ustedes no entren a la escuela. ¿A ustedes les parece que esa es una situación lógica?”, dice la rectora en el video. 

Fuente: Crónica

Comentarios