Preocupante

Tuvieron que reemplazar cerca del 30% de las estufas de las escuelas por robos y daños graves

Esta cifra alarmante surgió de un relevamiento realizado por la Dirección Provincial de Redes de Gas desde el mes de febrero. Esta semana finalizan los arreglos en los departamentos de Jáchal e Iglesia.
domingo, 21 de junio de 2015 11:34
domingo, 21 de junio de 2015 11:34
Antes de que el frío llegase a la provincia, desde la Dirección de Redes de Gas se comenzó un recorrido por todos los establecimientos educativos de gestión pública para dejar a punto los elementos de calefacción. Si bien todavía falta realizar los arreglos correspondientes en los departamentos de Iglesia y Jáchal, una cifra alarmante se desprendió del relevamiento: aproximadamente el 28% de los aparatos tuvieron que ser reemplazados ya sea por robos o por grandes roturas.

"Como son artefactos de temporada,  que no se sacan y quedan expuestos todo el año, son atacables. Cuando pasa cierto grado de rotura se reemplaza el aparato. Desde febrero hay 370 artefactos que tuvieron que ser cambiados en las escuelas, y se ha reparado mucho”, aseguró a Diario La Provincia, el funcionario encargado de la Dirección, Ricardo Teragni.

Esos casi 400 artefactos nuevos debieron ser reemplazados por dos grandes problemas: robos y daños (la mayoría intencionales). "Hemos notado además que se han hecho muchas escuelas pero lamentablemente vienen con aparatos de calefacción que son muy fáciles de destruir. Los chicos, en su juego, en su afán de hacer lío, sacan una perillita, sacan un cañito y ese calefactor queda fuera de uso”, continuó el director.  

Quejas
El frío avanza con paso firme y las bajas temperaturas en algunos establecimientos educativos de departamentos alejados han elevado las quejas de los padres. "Estoy al pie de guerra por problemas en Jáchal y en Iglesia. La gente no quiere entrar a clases porque dicen que están rotos los calefactores y no es así. No están rotos todos, supongamos que en una escuela en la que hay 30 artefactos, están rotos 5. Lo que pasa es que están teniendo temperaturas de hasta 11 grados bajo cero y por más que calefaccionemos, sigue haciendo frío”, expuso Teragni.
 
El brusco descenso en la temperatura ha generado otro problema, como el congelamiento de algunas cañerías de gas durante la noche.  Para evitar estos inconvenientes, en algunas instituciones incluso se han dejado las estufas a leña. "Tengamos en cuenta que las aulas tienen vidrios y por lo general no hay cortinas. Además, están acostumbrados a mal calefaccionar, porque cuando llegan a clase recién prenden la pantalla, y hasta que toma calor pasa mucho tiempo. Deberían estar encendidas dos horas antes de que lleguen los chicos. Por otro lado, las pantallas que colocamos no son para calefaccionar en un 100% como en las viviendas, son para templar, porque los chicos salen a afuera cada 45 minutos y habría mucho cambio de temperatura que los enfermaría”, finalizó el funcionario.


Comentarios

Otras Noticias