Industria Automotriz

Delphi le informó a los trabajadores que no prevé despidos ni suspensiones

Las autoridades de la empresa se reunieron con los delegados del Sindicato de Empleados Plásticos con el objetivo de dar a conocer el plan de trabajo hasta el primer semestre del 2015. El cónclave se produjo luego de un cronograma de 4 meses de suspensiones.
martes, 9 de septiembre de 2014 00:00
martes, 9 de septiembre de 2014 00:00

No habrá despidos ni suspensiones. Esa fue la promesa que recibieron los representantes del Sindicato de Empleados Plásticos de San Juan de parte de las autoridades de la empresa Delphi Automotive, que tiene su planta en Santa Lucía. El encuentro entre los representantes de los trabajadores y los directivos de empresa se desarrolló después de cumplirse un cronograma de suspensiones de las labores que abarcó mayo, junio, julio y agosto de 2014.

 Rolando Manzanelli, integrante de la Comisión Nacional del Sindicato de Empleados Plásticos, expresó a Diario La Provincia que durante el encuentro los representantes de la empresa desmintieron los rumores de cierre y le presentaron el cronograma de trabajo que desarrollarán hasta finales de 2014 y además la planificación de las tareas del primer semestre de 2015. "Las afirmaciones se concretaron frente al titular del sindicato en San Juan, Jorge Salinas y los 8 delegados de los trabajadores de la empresa”, indicó Manzanelli.

El sindicalista sostuvo que el encuentro fue vital para llevar tranquilidad a los trabajadores que estaban preocupados por su fuente laboral. La reunión se desarrolló en la sede de la empresa donde trabajan en total 496 trabajadores. "Hay que calificar el encuentro como muy positivo para todos los empleados”, precisó Manzanelli. Durante la reunión se acordó que si por algún motivo se produce una demora en la llegada de materias primas a la empresa ya los trabajadores estarán en el periodo de vacaciones. La planta de Delphi produce mazos de cables para autos.

 Meses difíciles

El régimen de suspensión de los trabajadores se concretó durante los meses de mayo, junio, julio y agosto. Durante mayo los trabajadores registraron 16 días de suspensión y solamente concurrieron un día por semana a la planta fabril, mientras que durante junio, julio y agosto los trabajaron 8 días por cada mes. El acuerdo entre los empresarios y el sindicato estableció que durante la medida de suspensión de tareas la empresa no podía prescindir de ninguno de los empleados.

El acuerdo salarial durante estos meses fue el pago del 75% del salario no remunerativo, más una suma de $200 y los empleados no sufrieron los descuentos que aportaba al sindicato ni reducción en el ítems de antigüedad. Manzanelli calificó este positivo el acuerdo porque en promedio un trabajador que percibía $9000 en promedio de sueldo.

Comentarios