Innovación

El INTA diseñó una técnica de secado de uva en parrales

Para llevar adelante este proceso son necesarias otras labores culturales diferentes de las tradicionales en el viñedo.
sábado, 24 de agosto de 2013 20:54
sábado, 24 de agosto de 2013 20:54
Reducir costos se ha convertido en uno de los puntos claves a la hora de generar ajustes en la cadena de producción. Un equipo del INTA San Juan está llevando adelante un estudio de secado de uva sin semilla en parral, que podría disminuir los costos 40%. 

"Si bien es un sistema que surge en California, llamado ?Dry on Vine' (DOV), lo que estamos estudiando aquí es su adaptabilidad al sistema de conducción en parral. En principio, trabajamos con variedades de baja fertilidad basal de yemas, como fiesta selma y superior seedless", comentó a Los Andes, Rodrigo Espíndola, del IN TA San Juan. El investigador sostuvo que para llevar adelante este proceso son necesarias otras labores culturales diferentes de las tradicionales en el viñedo. 

"Se deben introducir modificaciones en el sistema de poda, ya que el DOV implica la realización de un corte en la base de los cargadores o guías, en el 50% de la planta, dejando un sector para producción de fruta y otro para producción de madera", indica Espíndola. 

Además, agregó que es importante tener en cuenta que la distribución de la poda debe ser la correcta y que sólo afecte al 50% del espacio de la planta, según su capacidad productiva. De lo contrario, es posible debilitarla y reducir su rendimiento.

Al segundo año, Espíndola sostiene que se debe invertir la zona de corte. Así, la poda que se realizará en el invierno será más simple ya que el nuevo sector productor de madera, ya estará pitoneado y sólo habrá que definir los cargadores en el nuevo sector productor de fruta.

Durante el tiempo de estudio las variables medidas fueron: peso fresco, peso seco, rendimiento en pasa, tiempo de secado, jornales representativos por hectárea y aspectos de calidad de pasa como tamaño, color, sabor, rudimento seminal, entre otros. 

Los resultados mostraron que durante la primera temporada de ejecución con un cambio en el sistema de poda y distribución de yemas, no produce una caída de rendimientos ni altera la relación de secado. 

El sistema DOV demanda un 72,3% de tiempo adicional en pasificación pero produce casi un 50% de ahorro en jornales respecto al sistema tradicional.

No obstante, Espíndola se mostró cauteloso a la hora de ser definitivo sobre el estudio, que todavía está en marcha, y sostuvo: "A pesar de que el tiempo de secado de la fruta en la planta es de 60 días, mientras en el proceso tradicional sólo requiere de 20 días, con la técnica DOV, las uvas quedan más limpias, se facilita su procesamiento y, además, la cosecha se puede mecanizar". 

"Luego de ver el comportamiento de los parrales, los rendimientos y la calidad de las pasas obtenidas, consideramos que esta tecnología es una muy buena alternativa para la región. Sin embargo, hay que evaluar una posible caída en los rendimientos originada por los cortes que se ejecutan durante la etapa vegetativa, lo que se medirá con el avance del estudio", sentenció.

La última cosecha

San Juan es el polo pasero de Argentina y este es uno de los únicos sectores que gracias al impulso que proveen los buenos precios internacionales ha logrado despegar, según indican algunos actores de la industria.

José Molina, presidente de la Cámara de Productores Vitícolas de la Provincia de San Juan sostuvo que "este es uno de los pocos sectores que tiene buen clima de negocios gracias a la demanda internacional, pero que atravesamos la misma problemática de altos costos".

Este fue un año particular para las pasas, ya que 7.500 toneladas de uva sin semilla fueron diversificadas a mosto, lo que redujo la oferta y ha visto crecer las expectativas del mercado. 

"Hoy exportamos a 23 dólares FOB la caja de diez kilos, el precio es similar al de años anteriores pero el negocio cierra", dice Molina, quien tiene perspectivas de que la demanda se mantenga sostenida lo que resta del año. 

"Posiblemente falten pasas pero no significa que falten viñedos para producir uvas con este destino. Hay que seguir cuidando los mercados que se generaron, en especial Brasil, que concentra 21 mil toneladas de pasas sobre un total de 35 mil que se producen en promedio anualmente en todo el país", dijo Molina.

 

Fuente: Los Andes

0%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios