Historia

Mariana, la sanjuanina que divide su vida entre ser árbitro de fútbol y delivery de comidas

Esta semana, su historia se conoció en medios de comunicación por un lamentable robo y aún espera una solución para continuar trabajando.
viernes, 1 de marzo de 2024 15:35
viernes, 1 de marzo de 2024 15:35

Luchadora, perseverante, soñadora y por sobre todas las cosas, trabajadora. Así es Mariana Narváez, la joven mamá sanjuanina que esta semana apeló a redes sociales y los medios de comunicación para difundir un duro momento. Siendo delivery de una reconocida aplicación, sufrió el robo de la moto con la que trabajaba y quedó sin poder seguir desarrollando esa tarea que le permitía un ingreso de dinero extra. 

Sin embargo, detrás de las circunstancias lleva en su espalda una historia de superación. Mariana también es atleta, árbitro de fútbol e instructora, y con el sueño de desarrollarse en el deporte siempre buscó seguir por ese camino. Sin embargo, por la difícil situación económica, también apuesta a llevar pedidos de comida para seguir adelante. 

“Con la escuela de árbitro yo empecé en el año 2020 en la escuela de la Liga Sanjuanina de Fútbol. Estuve ahí cursando todo el año y también entrenaba calistenia, con la mala suerte de que en uno de los entrenamientos se me reventó un quiste ovárico y no pude seguir nada de lo que estaba haciendo. Pasaron 3 años para que volviera al arbitraje hasta que en marzo retomé y lo terminé, en todo eso, durante la pandemia, también comencé en la aplicación de delivery y así seguí”, comenzó contando sobre su historia a Diario La Provincia SJ.

La integrante de Casu Árbitros Sanjuaninos Unidos, realiza los múltiples y muy distintos trabajos bajo una apretada agenda. Y lejos de sentirse cansada, sobre sus pensamientos pesa más el bienestar de su familia y el progreso. 

Sobre sus comienzos como delivery, recordó que lo empezó a hacer en pandemia “porque todos estábamos atravesando una situación económica difícil, tuvimos que empezar a acomodarnos a otro estilo, a otros gastos, y realmente teníamos que tener otra platita más. Como yo estaba muy ligada al deporte, aparte de tomarlo como una entrada económica más, lo hice para poder entrenar. Como no podíamos salir a entrenar y yo me sentía con mucha ansiedad, me sirvió mucho salir a trabajar. Quería mantenerme activa con el tema de la bicicleta, repartiendo los pedidos y todo eso, así que ahí comencé con la aplicación”. 

Y mencionó que en la tarea, a diario se enfrenta a muchos riesgos, por ello, junto a sus compañeros, buscan una mejora en el seguro que los cubra frente a posibles siniestros viales o robos, como la ultima situación que vivió. “A los ladrones no les interesa si sos hombre o si sos mujer, atacan con la misma violencia”, sostuvo

“Yo estoy muy agradecida porque me han tocado clientes muy buenos en donde me han esperado, me han ofrecido propinas, me tratan bien. Pero también hay clientes con los que he tenido que gastar de mi crédito para llamarlos y decir estoy afuera. Hay clientes que te ponen en la aplicación, en la nota de pedido: ‘llamar por teléfono cuando estés en la puerta’. Entonces eso es algo que a mí me genera mucha indignación, porque realmente nosotros ya estamos gastando para trabajar”, mencionó sobre aspectos de ser delivery. 

Y agregó al respecto: “Se gasta mucho en nafta y de repente el cliente pide y quiere que vos llegues a la casa y lo llames por teléfono para que ellos estén afuera. No mucha gente tiene llamadas ilimitadas, ni mensajes ilimitados, ni nada como para avisar. Si bien la aplicación te permite charlar con el cliente, nunca está atento a la aplicación. O sea que ni siquiera está pendiente de que vos estás escribiendo por el chat de la aplicación para que salga o no generar un gasto”. 

En otro aspecto, desde el año pasado Mariana da sus primeros pasos como árbitro, y si bien se dedica al deporte desde hace muchos años, la tarea profesional también ha sabido darle aprendizajes y satisfacciones que no olvidará. 

“En el mundialito tuve la suerte de haber sido convocada para dirigirlo junto con un árbitro nacional que se llama Emanuel Ejarque. Para mí fue un orgullo, tenía muchos nervios, ansiedad, porque pensaba en su trayectoria, está acostumbrado a dirigir Boca, River, Tigre, otros partidos muy grosos y de repente yo iba a estar con él. Fue excelente como compañero, nos tocó dirigir ocho partidos y la verdad es que aprendí muchísimo. Me dijo: ‘Mari, ya estás lista para dirigir primera’, fue un gran referente”, expresó con emoción. 

Más allá de todo eso, su trabajo más importante es el de ser mamá de dos chicos y si bien está separada, resalta el gran apoyo que recibe del papá de sus hijos y también de su pareja. “Es muy difícil, porque me encanta ser mamá, es algo que me cuesta muchísimo tener que dejarlos. Tengo la gracia de tener una hija ya de 19 años y mi hijo más chico tiene 11, entonces me manejo mucho con mi hija y con la pareja del papá de mis hijos que viven cerca y me pueden dar una mano. Con ellos estoy muy agradecida porque me ayudan en todo, están siempre y a mis hijos no les falta nada”, aseguró. 

Así, dijo que espera poder seguir trabajando y recuperar el vehículo que le permitía hacer las entregas con rapidez y agilidad. “Sueño con seguir teniendo trabajo, siempre. No pido más. El robo de la moto me dolió muchísimo porque el esfuerzo fue entre varios, mi compañero de trabajo que me la vendió a un bajo precio para que pudiera comprarla, el papá de mis hijos me ayudó y yo también. Eso da bronca, impotencia, quiero seguir trabajando, progresando por la familia, y espero que la moto aparezca en algún momento”, finalizó. 

 

Galería de fotos

Comentarios