Fútbol

Ignacio González, el sanjuanino que busca quedarse en Primera junto a Banfield

Empezó a jugar al fútbol a los 4 años, y la temporada pasada tuvo la oportunidad de debutar en Primera reemplazando a Darío Cvitanich. Conocé más sobre Ignacio y su trayectoria.
sábado, 08 de junio de 2019 23:32
sábado, 08 de junio de 2019 23:32

Mientras que unos demoran años en encontrar su vocación, muchos descubren su pasión a temprana edad. Así ocurrió con el delantero sanjuanino Ignacio González, quien a los 4 años decidió que el fútbol sería su vida, y hoy está a punto de comenzar sus entrenamientos con la Primera División de Banfield. 

"Empecé a jugar al fútbol a los 4 años en una escuelita que se llama Catita Moreno. Allí estuve hasta los 8, cuando vino River a San Juan a hacer una prueba en Peñarol. Me eligieron junto a otro chico y nos llevaron a Buenos Aires para entrenar con los jugadores de allá. Finalmente quedé, hablé con mis viejos y me fui para allá. Estuve en River por dos años y medio, y volví unos meses a San Juan porque mi mamá estaba embarazada de mi hermano. A los doce años volví a Buenos Aires, pero esta vez a Independiente, en donde estuve cuatro años", contó a Diario La Provincia.

El estar a 1300 kilómetros de tu familia no es sencillo, y mucho menos cuando apenas tenés 9 años. "Al principio me costó bastante, porque estaba lejos de mi papá y mi mamá, y además tenía que convivir con chicos que no eran mis hermanos pero que estaban ahí al igual que yo, para cumplir un sueño. Después te vas acomodando y te hacés amigos y compañeros".

Del Rojo pasó a Banfield, el club que le dio la mayor posibilidad de su carrera hasta el momento: jugar en Primera. "Ya es mi tercer año en el club. En el 2018 salimos campeones del torneo de AFA en la quinta categoría y a partir de ahí se me dio la oportunidad de entrenar con la Primera. El técnico que en ese momento era Falcioni, me citó para la Copa Argentina".  

Había entrenado una semana nada más con la máxima categoría cuando tuvo la oportunidad de salir a la cancha. "Ni siquiera venía jugando en Reserva. A los diez minutos del primer tiempo se lesiona Cvitanich y entré. Estaba muy emocionado, era lo que había esperado toda mi vida. Perdimos por penales, pero a partir de ahí me tocó ir a Uruguay por la Copa Sudamericana. Ahí fui al banco pero no entré", recordó. 

El momento en el que Nacho entra a reemplazar a Darío Cvitanich y hace su debut en Primera.

Al Taladro no le estaban saliendo bien las cosas y comenzó a comprar jugadores. A partir de allí, Nacho empezó a entrenar con la Reserva. "Me sirvió mucho entrenar con ellos para acomodarme mejor. Era muy chico, tenía 17 años. Hace poco peleamos el campeonato y nos quedamos afuera en Semifinales. Pero dentro de una semana inicio la pretemporada con nuevo técnico en la Primera y mi gran sueño es mantenerme ahí. Ahora me siento mucho más cómodo y me gustaría sumar minutos en la máxima división. Creo que el secreto es entrenar duro, tener paciencia porque no siempre te va a ir bien y ser buena persona", enfatizó.

Momentos que marcaron
Si la vida es un cúmulo de experiencias, lo mejor es recordar aquellas que nos hicieron sentir plenos. En el caso de Nacho, sus mejores momentos también están construidos por personas que lo ayudaron. "Conocí a muchos jugadores como Cvitanich o Dátolo. El primero que me recibió cuando entré al vestuario fue Arboleda, me hizo sentir muy cómodo, hasta me regaló zapatillas. Salió de las inferiores y me dijo que se sentía identificado conmigo".

Por supuesto, los goles son algo que también dejan huella, y mucho más si se convierten en la cancha de Boca. "Este gol fue de hace unos meses, jugando para la reserva en la Bombonera". (mirá el video al final de la nota).

Más allá de que hace una década que vive afuera de su tierra natal, asegura que tiene muy presentes sus raíces. "Siempre que me hacen una nota me gusta contar que soy sanjuanino, me encanta, es un orgullo para mí", sentenció.


 

Galería de fotos

Comentarios