Historia

Karim Adárvez, el judoca sanjuanino que sueña con participar en los JJOO Tokio 2020

Su pasión por el judo lo llevó a clasificarse como el único sanjuanino en representar al país en los Juegos Panamericanos. Con la vista puesta en el cuadrado, Karim sueña con participar en los próximos Juegos Olímpicos.
sábado, 2 de junio de 2018 11:00
sábado, 2 de junio de 2018 11:00

Karim Adárvez es un joven sanjuanino que practica Judo en el Club Boca Juniors en Buenos Aires, si bien sus comienzos fueron en la provincia, actualmente se encuentra entrenando para los Juegos Panamericanos. Es el primer sanjuanino en la historia en representar al país en este deporte.

“Comencé a practicar Judo a partir de los 16 años, mis origines son otros deportes porque desde chiquito nunca realicé deportes. Me la pasaba jugando como todo chico de barrio, y nunca me llevaron a hacer deportes, convengamos que no tenía mucha inclinación para eso, pero sí mis hermanos”, contó Karim a Diario La Provincia.

“Cuando tenía 13 años se separaron mis padres, y empecé a sufrir lo que hoy se llama bullying, pero tuve un buen amigo que se me acercó y me dijo que tenía que aprender algún arte marcial para aprender a defenderme y para canalizar esas energías que sentía. Cuando tenía 14 le pedí a mi mamá que me lleve a Judo para empezar a practicar”, relató el joven.

Al año y medio de comenzar Jung Fu, su instructor lo llevó a judo. Al principio no estaba muy entusiasmado pero admitió que aprendió bien y salió campeón nacional en los juegos Kyu Novicio. A su vez se dedicó a la lucha olímpica y por ello decidió dejar el Kung Fu que era con lo que había iniciado.

“Siempre tuve esa inclinación por las artes marciales. En 1012 continué con el Judo cuando salió Campeón Olímpico Sebastián Crismanich en Taekwondo, por lo que me propuse como meta personal llegar a eso pero en Judo. Pasaron los años y llegaron los Juegos Olímpicos de Río 2016 a los que no pude ir. Ahora me propuse llegar a Tokio 2020 aunque es muy difícil, pero soy positivo y tengo mi esperanza en este ciclo olímpico”, aceptó Karim.

Actualmente se encuentra entrenando en el Club Atlético Boca Juniors, en Buenos Aires, desde hace poco más de un año. “Recuerdo que desde San Juan me dieron el pase en marzo de 2017 y a los pocos días viajé a Buenos Aires, acá mi maestro Claudio Repetto me recibió muy bien. Es como mi sensei, siempre más que formar deportistas, forma buenas personas. Él me dio un camino donde yo no lo veía”.

Y la visión de su maestro fue totalmente acertada ya que este año Karim fue seleccionado para participar en los Juegos Panamericanos Universitarios, y bien promete dar todo en una buena performance, el sanjuanino sueña con participar en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020.

“Mi vida sin el judo no hubiese sido mi vida, no sé qué hubiese sido, pero hoy estoy agradecido de que lo puedo hacer. Hasta el año pasando viajaba todo el tiempo a San Juan y el bolsillo no me daba, pero desde este año ya estoy asentado en Buenos Aires, toda mi familia entendió mi decisión de querer concretar un objetivo y una forma de vida, y me vine a Buenos Aires”, contó el joven.

“Mi alegría más grande actualmente es mi clasificación a los Juegos Panamericanos Universitarios, mis primeros juegos. Es un gran orgullo para mí ya que es la primera vez en la historia que un sanjuanino va a representar al país en estos juegos, en la categoría Amateur, en un deporte olímpico como es el Judo, en la categoría Señors que es una categoría Elite. Va a ser mi primer torneo oficial nacional, fiscalizado por la Federación Internacional de Judo”.

Además aclaró que su gran sueño es obtener la medalla olímpica tan deseada. “Yo voy a ir a buscarla y si no la traigo, voy a dejar bien el nombre de mi provincia y del club, de la gente que me ama y que siempre apostó a mí a pesar que no era muy talentoso desde chico. Si hay algo que me caracteriza es la perseverancia y la fuerza de voluntad, esto no es solo por mi sino por todos aquellos que nunca me soltaron la mano”.

Por último, Karim Adárvez contó que no se imagina su vida sin el judo, y que su decisión acertada en mudarse a Buenos Aires lo ayuda día a día a saber que está en el camino correcto.  “Soy feliz haciendo judo y capacitándome en mis estudios complementarios. Por ahí se me pega el acento porteño pero yo soy bien sanjuanino, de pura cepa”, finalizó divertido el deportista.

Galería de fotos

Comentarios