Historias

Hermanos, unidos por la camiseta o rivales "complicados" por los colores de River y Boca

Convocados por Diario La Provincia, se animaron a contarnos cómo viven la Superfinal y lo que hay detrás de su fanatismo.
sábado, 24 de noviembre de 2018 13:34
sábado, 24 de noviembre de 2018 13:34

Por amor a los padres o a los tíos, con cargadas o complicidades, los hermanos mellizos o gemelos suelen ser super unidos o tremendos rivales a la hora de elegir su club de fútbol.

Por eso desde Diario La Provincia invitamos a los lectores a que nos contaran sus historias en la previa de la Superfinal y conocimos a quienes son los más unidos por una misma camiseta y otros que hasta se gritaron los goles en la cara.

Conocé estas historias que no tienen desperdicio.

Con memes listos, Cristina y Graciela no dejan nada al azar

Cristina y Graciela González (foto principal de esta nota) son hinchas de alma y corazón. Por eso, con anticipación, ya tienen lista la "batería de cargadas" para el Superclásico por la Libertadores.

Graciela es de River por su mamá y Cristina eligió a Boca por amor a sus tíos favoritos. "Con eso le rompí el corazón a mi papá que es de Racing", contó. Las hermanas no dejan cabos sueltos a la hora de vivir la pasión por el superclásico y no se dejan pasar una, más allá de que el cariño que se tienen puede más y hasta se sacaron una foto uniendo sus colores "rivales".

La anterior Superfinal la vivieron por separado en compañía de amigos y ahora, a Cristina le toca trabajar. "Pero siempre están las cargadas y los chistes. Me encargo de tener listos los memes y videos y la primera que recibe mis felicitaciones es ella, por supuesto"

Daniel y Mario, unidos por la profesión y enfrentados por la camiseta

Daniel Domínguez es bombero de la Policía de San Juan y la previa del Superclásico lo encontró como instructor de un curso en el que su hermano Mario, policía de la seccional Primera, es alumno. "Lo tengo un poco al jaque con el curso", contó entre risas a Diario La Provincia.

"A Mario, mi viejo lo hizo de Boca. Mi hermano mayor es de River, gracias a mi abuelo y por ellos, elegí ese equipo. El clásico anterior lo vivimos trabajando. Pero siempre nos hemos cargado, nos jodemos y como buenos simpatizantes, somos más tranquilos, no tan fanáticos", confesó.

"Ahora estamos haciendo un curso y lo terminamos mañana. Mario es más temático y se pone camisetas pañuelos, pulseras y sus hijas también tienen que estar vestidas de Boca al ver el partido. Si no nos toca servicio lo veremos juntos y no tenemos cábalas pero apuestas de asado y de cenas, seguro", destacó.

 "La contra" entre Cecilia y Emilia

Cecilia Arias no la tiene fácil. No solo su hermana Emilia es de Boca, equipo contrario al suyo, sino que también abrazan esa camiseta su cuñado y su novio. "Siempre me gastan y se enojan más cuando no le doy importancia porque les digo que no me importa, que no soy futbolera", dijo a este diario.

En la previa de la Superfinal, recuerda que cada una eligió su equipo "por amistades" y que desde entonces "se llevan la contra". "Veremos el partido por separado pero cuando se defina el partido, ya tenemos las cargadas y memes para enviarnos por WhatsApp", dijo.

La pasión que une y divide a Luis y Germán

Luis y Germán Cuello lo tienen en claro. La pasión por la camiseta puede con todo y eso los lleva a defender a su equipo como sea. "Cuando éramos chicos, en cada veíamos los superclásicos cada uno en un televisor y en habitaciones distintas. Cuando un equipo hacía un gol, íbamos a gritárselo al otro en la cara", dijo Luis a Diario La Provincia.

Los mellizos siempre mantuvieron cada uno su estilo y la elección del equipo no fue la excepción. "Yo soy más de mi mamá y decidí ser de Boca por ella. En cambio, mi hermano siguió la pasión rivense de papá. Nos gastamos en cada partido y por las cargadas, mi hermano hasta me bloquea en WhatsApp. Una vez intentamos ver un partido en un restaurant y fue imposible porque no soportábamos que el otro comentara algo. Somos muy futboleros y amamos a nuestros equipos".

Para esta Superfinal decisiva, van a mantener la costumbre de ver el partido separados y Luis, por supuesto que confía en Boca, a muerte. "Vamos a ganar y mi hermano me dijo que si gana River va a intentar que mi hijo se haga de su equipo. Eso no va a pasar", señaló, divertido.

Lucas y Simón bajo los pasos de los hermanos Schelotto

Lucas y Simón tienen 3 años y a su corta edad ya repiten con una sonrisa en sus rostros que aman a Boca. Son mellizos y todos en su familia llevan los colores azul y oro en el corazón. Tal es así que un tío de ambos, Eduardo "El Corcho" Aguilera creó la peña Azul y Oro en Manhattan, Estados Unidos.

"Toda mi familia es fanática de Boca, no pueden ser de otro equipo que no sea de Boca. Cuando nacieron ya tenían todo con esos colores", comenzó relatando la mamá Jorgelina Corrales recordando que su tío les regaló entradas para que vean jugar a Boca y también les envió la campera oficial xeneize. 

Pero no es el único tío fanático de esos colores al 100%. También su otro tío Daniel Corrales siente que el corazón le late fuerte cuando ve jugar a Boca y ya sueña con que sean próximos Guillermo y Gustavos Barros Schelloto. 

"Uno va a jugar de central y otro de enganche. Uno es el inteligente con la pelota y el otro el caudillo. Siempre lo veo como los futuros crack de Boca", agregó Daniel quien es preparador físico desde hace 4 años a nivel club en primera división. Trabajó con Peñarol, Desamparados, en Catamarca Federal y está en Racin de Teodelina en Santa Fe. 

"Ellos dicen vamos a jugar al gol. son muy inteligentes y comprenden mucho las cosas. La idea es que esta pasión por el fútbol los lleve a ser como los hermanos Schelotto", finalizó muy orgulloso su tío.

Los hermanitos que sueñan con llegar a River

Sueñan con ser arquero y mediocampista. A uno le gustaría jugar con el 13 en la camiseta y al otro con el número 15. Y para eso desde chicos juegan en diferentes equipos donde entrenan y se divierten jugando.

Kevin y Guillermo Camisay son gemelos y su vida transcurrió entre el sur del país y San Juan, su provincia natal. "Amamos a River desde siempre, desde chiquitos que empezamos a entrenar. Ahora estamos en el club Los Diablitos donde yo soy arquero", expresó Kevin a la vez que su hermano aclara que él es mediocampista.

En su familia todos son de River menos el abuelo y el tío y cuando se juntan no faltan las bromas y las "cargadas" más allá de quién salga ganador. Para este sábado tienen un pálpito: "2 a 1 gana River", aseguran los niños con una sonrisa de oreja a oreja y dejándose llevar por la pasión de los colores del Millonario.

 

Comentarios