Superfinal

Con los equipos en la Bombonera, empezó la cuenta regresiva

Acompañados por una multitud de hinchas, los planteles se preparan para el primer choque de la Libertadores por la Copa.
domingo, 11 de noviembre de 2018 14:11
domingo, 11 de noviembre de 2018 14:11

Pasadas las 14 horas, tanto los planteles de Boca como de River salieron hacia la Bombonera, acompañados por una multitud de hinchas. En River, se repitió el banderazo que fue multitudinario. Ya a las 14.20 ambos equipos estaban en la Bombonera a la espera del partido previsto para las 16 horas.

El primero en hacerlo fue el equipo visitante, cuyo micro arribó a las 14.10 con una fuerte custodia policial. Los jugadores "millonarios" ingresaron al vestuario visitante cuando estaba terminando una inspección llevada a cabo por agentes de la Policía de la Ciudad y veedores de la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol).

La delegación riverplatense partió desde el estadio Monumental con un fuerte respaldo de sus hinchas, que se concentraron en número importante sobre la Avenida Udaondo para realizar el tradicional banderazo.

Diez minutos más tarde de su llegada a La Bombonera, hizo su aparición el ómnibus de Boca, procedente del hotel Intercontinental, en el centro porteño. La primera superfinal se jugará esta tarde desde las 16 con arbitraje del chileno Roberto Tobar.

El color de los hinchas

Los simpatizantes de Boca Juniors, que colmaron la capacidad de la Bombonera, ganaron “su partido” desde temprano, mucho antes de que el árbitro chileno Roberto Tobar diera el pitazo inicial en el superclásico con River Plate. 

A diferencia de lo ocurrido ayer, cuando la lluvia impiadosa conspiró e impidió que se completara siquiera el 50 por ciento de las tribunas, el pueblo "xeneize" abarrotó el estadio Alberto J. Armando mucho antes del comienzo previsto. 

Ya en las inmediaciones de la cancha se palpaba un clima diferente al del sábado: los parciales arribaban raudamente en grandes cantidades pero sin mayores estridencias, como acelerando el paso para empezar a vivir la verdadera fiesta una vez que pisaran el estadio. 

Esta vez no hubo oleadas, calles inundadas ni automóviles a contramano intentando llegar al "templo" futbolístico de una u otra manera. Los ingresos se efectuaron de una manera normal durante la jornada.

Lo único que se mantuvo fue el celo interpuesto por los efectivos de seguridad encargados de controlar el operativo en torno al Boca-River. Los responsables del programa denominado "Tribuna segura" estuvieron monitoreando todo, tanto en la calle como adentro de la cancha. 

Ataviados con la camiseta azul y oro, en su gran mayoría los hinchas casi ni dejaron resquicios en las dos cabeceras populares, tanto en la que da espaldas a Casa Amarilla como en la que tiene al Riachuelo atrás.

Y con la voz del estadio como principal aliado, la hinchada local armó un carnaval sinfónico cantándole al rival de toda la vida y recordándole su paso por la segunda división entonando el ya famoso “vos sos de la B”, cuando un auxiliar "millonario" ingresó al campo de juego para comprobar su estado para sugerirle a los futbolistas el tipo de tapones a utilizar en sus botines. 

Las banderas de siempre acompañaron en esta cruzada "xeneize", que busca la séptima Libertadores de su historia y darle alcance en conquistas a Independiente, el "Rey de Copas" que dominó el continente en buena parte de la década del ‘70
Así, los tradicionales "trapos" que indentificaron a populosas barriadas del Gran Buenos Aires como José C. Paz, Boulogne, Hurlingham, Del Viso, La Tablada, Banfield, Laferrere, Monte Chingolo y Villa Domínico, entre muchas otras, dijeron presente. 
 

Fuente: telam

Comentarios