Fútbol

La T hundió al pirata en el clásico cordobés

Ramírez, de penal sobre el final del primer tiempo, y Nahuel Bustos, con un doblete en el arranque del segundo, liquidaron a un Belgrano que está en zona de descenso.
domingo, 07 de octubre de 2018 19:15
domingo, 07 de octubre de 2018 19:15

La fiesta la armaron los dos, pero el que terminó bailando hasta el final fue Talleres. En un estadio Mario Kempes repleto que contó con la presencia de ambas hinchadas, la T pegó en los momentos justos, metió una contundente goleada y se quedó con una nueva edición del clásico cordobés. Mientras tanto, el Pirata recibió otro cachetazo y se sigue hundiendo en la tabla de los promedios y no levanta.

Ambos equipos salieron a la cancha con un conmovedor recibimiento de los hinchas, que llenaron de color y de calor cada una de las tribunas. Pero hasta los 44' del primer tiempo, Talleres y Belgrano no se contagiaron de su gente y no regalaron ni una sola emoción. Hubo mucha lucha, algunos roces entre Menosse y Arias, y la intensidad y el nerviosismo le ganaron al buen juego. Sin embargo, el equipo de Vojvoda siempre fue el que mostró la iniciativa y un minuto antes de irse a los vestuarios le dio un inesperado golpe a los de Bernardi.

Maroni, en el único chispazo de calidad que mostró, le metió un pase exquisito al picante Juan Ramírez y Rigamonti le cometió penal. El zurdo se levantó, agarró la pelota y con un tremendo remate cambió la pena máxima por gol y puso en ventaja al local. Y aunque Lucas Bernardi metió un golpe de timón en el entretiempo y mandó a la cancha a Lugo en lugar de Gil Romero, el chico Nahuel Bustos le dio dos golpes de gracia.

Primero, tras una inolvidable corrida, sacó un tremendo derechazo de zurda que se clavó en el ángulo superior derecho del arco de Belgrano. ¡Golazo! Y dos minutos después, el joven de 20 años aprovechó un rebote a favor y superó a Rigamonti. ¡3-0 y delirio de la T! Desde ese momento, el Pirata sintió el impacto y se derrumbó. No mostró ninguno signo de recuperación y, en medio de la impotencia y la resignación, se quedó con uno menos tras la expulsión de Lértora. Encima, la goleada pudo ser aún peor porque Ramírez estrelló un tiro en el palo y se quedó con las ganas de bailar un cuarteto.

Así, Talleres festejó con todo en el clásico, se levantó luego de tres partidos sin triunfos y es el nuevo dueño de Córdoba. Mientras tanto, Belgrano está en zona de descenso, no levanta cabeza y Lucas Bernardi quedó con la soga al cuello. Esta noche de domingo, el fernet se lo toma todo la T.

Fuente: Olé.

Comentarios