Fútbol

Clásico picante: Boca dio otra muestra de carácter y logró el empate pese al polémico arbitraje

El partido tuvo de todo. Tanto Coudet como Guillermo se fueron enojados por los errores de Herrera. Los de Boca reclamaron offside en los dos goles y la Academia por la expulsión de Zaracho. Lisandro López (por dos), Wanchope y Villa, marcaron en un partido muy caliente.

Electrizante, intenso, peleado, discutido, caliente, histérico... El clásico tuvo muchísimos ingredientes. Era de Racing. Casi termina de Boca. Al final, terminó en empate. Un resultado que le cayó mejor al Xeneize, que faltando diez minutos caía 2-0 y quedaba a nueve puntos de la cima. La Academia saboreaba ya la punta con amplia ventaja sobre sus perseguidores pero se quedó en ese tramo final, sufrió la expulsión de Zaracho y el punto le dejó un sabor más agrio que dulce.

El comienzo fue todo de Racing. Con Solari desbordando cada vez que se lo proponía sobre la banda derecha, con un equipo que presionaba en bloque y superaba a Boca en juego y en intensidad, el gol no tardó en llegar. Justamente Solari dejó un surco por la banda y de esa acción llegó el 1-0 gracias al oportunismo de Licha López, quien, en offside, aprovechó el rebote que dio Goltz.

No cedió el dominio el equipo de Coudet pese a la ventaja inicial. Boca intentaba generar juego pero Racing le cortaba los circuitos y salía rápido con el objetivo de hacer daño a un rival que no efectuaba bien el retroceso. Parecía que el local estaba más cerca de convertir el segundo gol que el equipo de Guillermo el empate.

Ya sobre el final del primer tiempo, Racing bajó un poco la intensidad y Boca arrimó con algunas aproximaciones, como un disparo de Gago que Arias sacó al corner.

Esa merma del local y un cambio de actitud del Xeneize es lo que se vio en el inicio del complemento. Ahí Boca se paró un poco más adelante y se adueñó de la pelota, aunque le costó generar peligro. Cuando el juego parecía más parejo, una mala salida del Xeneize fue bien aprovechada por Racing: Zaracho asistió a Licha López y el delantero definió bárbaro en el mano a mano con Rossi para el 2-0.

A Boca se lo veía perdido, desorientado y sin fútbol. Así, era una hazaña pensar en un empate. Pero pese a la falta de juego, encontró el descuento en un rebote en Arias que usufructuó Wanchope Abila y ese gol le dio vida, lo mantuvo en partido.

Mucho más cuando Racing se quedó con diez por la roja a Zaracho. Ahí Boca fue con mayor decisión a buscar el empate y lo encontró con una buena asistencia de Abila para Villa, quien definió para el 2 a 2 final.

Fuente: Olé.

Comentarios