Violencia en el fútbol

Di Zeo y los otros barras de "La 12" presos en Paraguay pagarán los daños y pedirán su libertad

Fueron detenidos el pasado jueves cuando el conjunto Xeneize viajó al vecino país a medirse con Cerro Porteño en la Copa Libertadores. Hubo disturbios antes y después del partido en Asunción.
domingo, 01 de mayo de 2016 16:42
domingo, 01 de mayo de 2016 16:42
El abogado de Di Zeo, Diego Storto, le confirmó esta tarde a Télam que la liberación de los barras, entre los que también se encuentra Mauro Martín, se producirá mañana mismo o el martes, de acuerdo a la duración de los trámites administrativos en la justicia de Paraguay.

El asesor legal descontó el éxito de la presentación que realizará este lunes frente a la ausencia de una causa penal por los disturbios, al tiempo que estimó en unos ocho mil dólares el resarcimiento de los daños provocados a los vecinos del barrio San Felipe, donde 'La 12' hizo estragos tras enfrentarse con un sector de la hinchada de Cerro.

"El dinero es lo que estamos negociando con el fiscal a cargo Aldo Cantero. Mañana pagaremos y a más tardar el martes todos podrán regresar al país", confirmó.

Unos 237 hinchas de Boca, que se trasladaban en cuatro micros por Asunción, quedaron detenidos tras el partido en el estadio Defensores del Chaco, acusados de destrozos y robos a los vecinos de un barrio de emergencia en la capital paraguaya. Al momento de hacer la requisa, la policía local incautó armas blancas, drogas y bebidas alcohólicas.

El viernes por la noche, fueron expulsados del país unos 231 barras pero seis de ellos continuaron en prisión (Di Zeo, Martín, Sebastián Saravia, Elvio Sosa, Jesús Vedoya y Federico Pinochieto), tras ser considerados los máximos responsables de las acciones vandálicas.

Storto defendió la inocencia de los hinchas de Boca presos, al explicar que los disturbios se produjeron como respuesta a una agresión inicial de la barra de Cerro Porteño. Además, reveló que la policía local asumió un error de logística al hacer circular los micros de Boca por una zona que no estaba prevista inicialmente.

"Según el comisario, los agentes fueron individualizados y puestos a cargo de la fiscalía por el deficiente error en el traslado de los fanáticos argentinos rumbo al estadio. Los policías que debían guiar a los micros se desviaron y los introdujeron en un lugar que estaba al resguardo de algunos fanáticos paraguayos. Fue entonces que empezaron los piedrazos a los micros y los enfrentamientos posteriores", concluyó.

Fuente: Télam.

Comentarios