Un grande del ciclismo

El Chino Saldaño, un verdadero padrazo que soñó con que su hijo fuera pedalero

Emanuel murió este sábado a la madrugada y consternó a la sociedad sanjuanina. Todos lo conocían por su carisma como ciclista pero pocos supieron que su gran amor eran sus hijos.
domingo, 26 de enero de 2014 07:04
domingo, 26 de enero de 2014 07:04
Padrazo. Ésa es la palabra que definió toda la vida a Emanuel "Chino" Saldaño. El ciclista, ganador de decenas de reconocimientos en la provincia y fuera de ésta, tuvo una vida que giró siempre entorno a sus niños.

Fue en el 2008 cuando el amor con Verónica Espina se gestó más fuerte que nunca y tuvo su fruto en el 2009. Juan Ignacio fue el primer hijo de la pareja y quien lo llevó a tener "puesto un babero siempre". Juani prácticamente desde la cuna se convirtió en espectador de cada una de las carreras que el "Chino" desarrollaba. Tal es así que con unos pocos meses de vida, el bebé fue testigo de la consagración de su padre como campeon argentino en San Luis, en octubre de 2009.

"Fue un gran padre. Siempre hablaba de sus hijos. Si teníamos un cumpleaños siempre llegaba con Juani y lo llevaba a donde él fuera", recordó Luis "Pica" Jácamo a Diario La Provincia.

En febrero del 2013, llegó su segundo hijo, Juan Manuel. El bebé fue muy esperado por la familia y a él le dedicó varias carreras del momento. Sin embargo es con Juani con quien ya palpitaba la extensión de su pasión por las ruedas.

"Andaba para todos lados con los chicos. Entrenaba, llegaba para estar todo el día con Juani y Juan Manuel. En realidad con quien más salía era con Juan Ignacio. El niño lo quería mucho al padre. Cuando lo veía correr le decía 'papi llevame a entrenar' y él se entusiasmaba más de sólo imaginárselo corriendo. Y por eso más lo llevaba", comentó Franco Luna a Diario La Provincia.
 
Según destacaron los amigos, el "Chino" soñó con ver a su hijo correr en una ruta y abrazarlo al final del camino como siempre hicieron sus padres con él. Para él, sus padres fueron la columna donde levantó esta profesión y fueron los sponsors más fuertes e importantes de su vida. 

En una entrevista brindada a Canal 34, el pedalero aseguró que sus padres lo "apoyaron toda la vida" desde que comenzó a competir en el '93 después de que le pidió la bici a los reyes magos. Ese ejemplo lo llevaba consigo y era el que tenía presente al momento de criar a sus propios niños.

"Como padre era excelente. Las ideas y proyectos para hacer en un futuro eran muy buenas. Estaba trabajando arduamente en su casa y fue un buen ejemplo para sus hijos", finalizó el "Pato" Ontiveros.

Comentarios