Primera B Nacional

Cuando jugar bien juega en contra

El alto rendimiento del equipo y de los jugadores en los últimos partidos paradójicamente terminaron perjudicando a San Martín.
sábado, 06 de julio de 2013 08:30
sábado, 06 de julio de 2013 08:30
Aunque parezca una contradicción, a San Martín lo terminó perjudicando la levantada que tuvo el equipo en el final del Torneo Final de AFA. ¿Porqué? Porque los jugadores rindieron en un gran nivel y demostraron que podían jugar en Primera. Entonces todos posaron sus ojos sobre ellos y muchos equipos, técnicos y dirigentes los apuntaron para buscarlos como refuerzos.

Como San Martín no consiguió el objetivo de permanecer en el círculo mayor eso le terminó jugando en contra. Claro, la mayoría ahora tiene ofertas de otros clubes con los que el Verdinegro no puede competir financieramente porque perdió la categoría. Además, el futbolista lógicamente prioriza seguir jugando en Primera.

Por eso ya se fueron Lucas Landa (Colón), Jorge Luna (Estudiantes), Claudio Riaño (Boca), todo indica que Emmanuel Mas se irá a San Lorenzo y Andrés Alderete es pretendido por Colón. Incluso tal vez ni el técnico Rubén Darío Forestello se hubiese ido al Sabalero y habría dirigido en la B nacional. O sea, al final fue peor llegar hasta a última fecha con posibilidades de salvarse que haber perdido toda chance cinco fechas antes.

Es que si hubiese pasado esto último hoy el Verdinegro tendria el plantel completo y no debería haber salido a buscar DT. Porque a lo sumo habría perdido al colombiano Humberto Osorio y al ecuatoriano Luis Bolaños, que llegaron a préstamo hasta junio. Pocrnjic, Corti, Ledesma, Mas, Mattia,Poggi, Luna, Hoyos, Canuto, Bogado, García, Riaño, Penco, Caprari más Zamponi, que debe volver, tenian contrato para seguir.

Ahora es difícil mantener a los que se les cumplió el vínculo: Alvarez, Sosa, Alderete, Bustos, Cantero y también a los que siguen ligados contractualmente. Encima la situación obliga a la institución a vender para poder sostener, especialmente la gran infraestructura que se ha generado en el club.

Para la temporada que viene, como nunca, San Martín iba a necesitar como mucho dos o tres refuerzos si seguía en Primera, pero tranquilamente podía continuar con lo que tenía. Antes en cada comienzo de pretemporada empezaban a entrenar 5 o 6 jugadores y debía contratar 20 o 25. Pero el descenso descalabró todo.

Tampoco debe desprenderse de todos porque en la B Nacional arrancará con cero de promedio. O
sea, no puede regalar nada, porque si pierde dos o tres partidos se encontrará en zona de descenso. Por si fuera poco ascienden solamente tres y descienden cuatro. Además, en lugar
de 38 fechas habrá 42 por haber más equipos en la categoría.

Con la llegada del Yagui al club, a pesar de las necesidades de sumar, siempre jugó un buen
fútbol, igual a a igual ante cualquiera hasta faltándoles el respeto a los rivales muchas veces. Eso más la seguilla de triunfos en el epílogo del Torneo Final: cinco al hilo hizo que todo el país y el mundo futbolístico hablara de San Martín.

Ganó en respeto, reconocimiento, la provincia toda se sintió identificada y representada, pero al faltarle tan poquito para alcanzar el objetivo todo eso cosnpiró en su contra de cara al futuro que tiene como única meta volver esta misma temporada a Primera.

 

 

 
0%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios