Nacional B

Independiente derrotó a Instituto y se ilusiona con el ascenso

El equipo de De Felippe, afianzado en su campaña como local, se impuso por 2 a 0 y se acerca a los puestos de ascenso ante la “Gloria”.
lunes, 02 de diciembre de 2013 20:48
lunes, 02 de diciembre de 2013 20:48
Independiente, que ostenta un invicto de nueve partidos, derrotó hoy, de local, a Instituto de Córdoba por 2 a 0, en un cotejo por la 20ma. fecha del torneo de la Primera B Nacional, pero todavía no alcanzó puestos de ascenso a la máxima categoría del fútbol argentino.

El equipo que dirige Omar De Felippe, que hace diez jornadas que no cae en su estadio (sólo perdió ante Brown de Adrogué en el debut por 2-1), se impuso con los goles del volante Martín Zapata (6m. ST) y del delantero Facundo Parra (21m. ST), según reporta Télam.

Independiente, con esta victoria, alcanzó los 35 puntos y quedó a uno de Crucero del Norte (36), tercero en la clasificación.

Además, el arquero del equipo de Avellaneda, Diego Rodríguez, llegó a 666 minutos sin recibir goles (el último que le convirtió fue el volante de Unión de Santa Fe Brahian Alemán, a los 9m. ST en el empate 1-1, en Avellaneda, por la 11ma. fecha) y así superó la marca de 642 que estableció el uruguayo Eduardo Pereyra en la temporada 1988-89.

De Felippe apeló nuevamente al dibujo táctico 4-3-2-1 para jugar contra Instituto (29 puntos) y tuvo un correcto funcionamiento colectivo y hasta momentos de buen fútbol.

El equipo lució sólido atrás, Marcelo Vidal le dio equilibrio en la mitad de la cancha, Federico Mancuello, dinámica por la izquierda, Matías Pisano, pinceladas de buen fútbol en la creación del juego y Daniel Montenegro, peligrosidad en ataque.

Independiente, con todos esos atributos, generó cinco chances de gol en los pies de Montenegro (12m. y 29m.), Facundo Parra (20m.) y Mancuello (41m. y 43m.), pero no concretó ninguna, por falencias propias en la definición, en algunos casos, y en otros por las  buenas atajadas del arquero Julio Chiarini, el punto más alto de Instituto.

El conjunto cordobés, con un dibujo 4-2-3-1, trató de defenderse con la pelota, pero le costó recuperarla y conservarla ante la superioridad de su rival.

Si bien es cierto que manejó el balón con cierto criterio cuando lo tuvo, también lo es que careció de profundidad en ataque para lastimar a Independiente.

Y en el inicio de la segunda etapa, a los 6 minutos, Zapata puso el 1 a 0 para el equipo de Avellaneda con una precisa definición al palo derecho.

Ese tanto le simplificó el encuentro a Independiente que, con la ventaja, se paró para jugar de contraataque. Justamente en una réplica, a los 21 minutos, Montenegro hizo toda la jugada y Parra estableció el 2 a 0.

Después se desató la fiesta en las tribunas del Libertadores de América, más allá de que el resultado no se amplió pese a que Montenegro, Parra y Leonel Miranda tuvieron varias chances más.

Comentarios