Primera B Nacional

San Martín otra vez debe cambiar de monta en medio del río

Nuevamente como en torneos pasados el Verdinegro debe apostar por otro entrenador en las primeras fechas por el alejamiento de Garnero.
martes, 01 de octubre de 2013 09:51
martes, 01 de octubre de 2013 09:51
Se veía venir. La escasez de buenos resultados, el rendimiento irregular, la ausencia de un equipo definido y la proximidad de la zona roja de los promedios desembocaron en la decisión de los dirigentes de San Martín de buscar un recambio en la dirección técnica del equipo.

Otra vez Daniel Garnero debe dejar el equipo en el arranque del campeonato como ya había sucedido cuando consiguió el ascenso a Primera en 2011 y tuvo que alejarse en la quinta fecha después de perder con Racing en el Hilario Sánchez.

En ésta oportunidad llegó hasta la décima fecha pero a duras penas porque tuvo un buen arranque de torneo, especialmente jugando de local, pero de a poco fue cayendo su producción. De todos modos sus dirigidos nunca se mostraron en la cancha como un equipo equilibrado, sólido.

Ante Aldosivi e Independiente Rivadavia goleó pero mostró serias falencias defensivas, con Huracán no jugó bien y Banfield les puso los pies sobre la tierra a los que miraban sólo los triunfos y hablaban de un equipo contundente en ofensiva. El limitado Villa San Carlos dio otra muestra y sacó bian a la luz, para aquellos que no lo querían, ver que en el Hilario Sánchez el Verdinegro era uno y fuera de casa otro.

Ante Sarmiento de Junín a Garnero lo salvó el 2 a 0 pero la conclusión fue que bien podria haber sido otro el resultado. Frente a Unión, a pesar del empate, rindió un poco mejor al menos en generación de situaciones de gol pero lamentablemente desperdiciadas y sufriendo demasiado en su propio arco.

Por último Almirante Brown dejó en claro que para Garnero era imposible ganar de visitante porque nunca lo consiguió, pero lo que es peor fue el paupérrimo rendimiento futbolístico del equipo.

Garnero se la jugó por los refuerzos que trajo para ésta temporada, incluso despreciando a aquellos jugadores que a él mismo le rindieron en la Primera B Nacional y después fueron titulares indiscutidos o piezas muy importantes en Primera División.

Por ejemplo, prácticamente usó muy poco al Gato Gastón Caprari, a Mauro Bogado, Federico Poggi, el Tano Rubén Zamponi y el Peca Marcos Galarza. Al Mencho Bustos, a pesar de estar disponible y recuperado en las últimas fechas nunca lo usó y al Gurí Diego García le dio sólo algunos minutos cuando se puso a punto físicamente después de la lesión.

En ninguna de las líneas hubo estabilidad. En la defensa cambió contantemente el marcador central. Allí usó a Santiago Hoyos y Francisco Mattia. En la mitad de la cancha un problema sin solución fue el doble cinco. Arrancó con Iván Pérez que rindió poco y se ganó la antipatía del hincha, y Mattia. Alternó a Bogado y a Franco Quiroga y cuando Damián Ledesma pudo jugar después de las 4 fechas de suspensión lo puso en el medio para desplazar a Mattia a la defensa.Pero Ledesma estuvo más expulsado que dentro de la cancha.

Por los costados también cambió insistentemente y Quiroga, Pérez y Bogado jugaron a veces por afuera y otras de volante central. En el ataque tampoco hubo duplas fijas. El único que se mantuvo fue Pablo López, pero empezó acompañándolo José Vizcarra, en las tres primeras fechas, pero después pasaron Leandro González y terminó jugando Diego Martiñones, además de algún partido de Caprari.

A Nicolas Martínez el DT le puso muchas fichas e ingresó en casi todos los partidos, pero lo cierto es que el hermano de Burrito insinuó más de lo que concretó, en cambio el juvenil Lucas Salas sí aprovechó las oportunidades y varias veces le cambió la cara al equipo y acabó ganándose la titularidad. Es más, el presente del Lucas es lo más fructífero que dejó el paso de Garnero por ésta etapa de San Martín.

Otros tal vez hubieran sido los resultados con Bogado, García, Poggi, Caprari y Bustos de titulares y con Ledesma jugando en la defensa y el Mencho en el medio.

Apenas 12 puntos de 30 posibles, Sólo 3 triunfos, 3 empates y 4 derrotas con la deuda pendiente de no haber ganado jamás de visitante ameritaban un cambio. Por Concepción ya saben los costos que se pagan por bancar más de la cuenta a un técnico (ya pasó con Gabriel Perrone), y buscarán otra monta para cambiar en medio del rio.

Marcelo Vivas dirigirá interinamente hasta que llegue el nuevo elegido, Y San Martín deberá empezar a sumar urgente, porque hoy está a punto de caer entre los tres peores promedios del campeonato, lo que se traduce en el peligro latente de perder dos categorías en el mismo año.

0%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios