Historia

Isabel Fernández, la artista que superó el cáncer y ayuda a otros en su Centro Creativo

La artista tuvo cáncer de mama y después de superarlo decidió ponerse un Centro Creativo con el que, a través de distintas disciplina ayuda a otros a encontrarse consigo mismo y sobre todo encontrar el 'bienestar'.
domingo, 30 de marzo de 2014 07:10
domingo, 30 de marzo de 2014 07:10

Su casa es como un templo. Cada rincón es un lugar lleno de mística dada por el arte. La tranquilidad forma parte del ambiente. Isabel Fernández es maestra y artista plástica e hizo de su lugar un Centro Creativo al que llamó Isa. Allí las disciplinas confluyen con el fin de generar una armonía interior y un diálogo con las distintas ramas del arte. Pero sobre todo, es un espacio que permite a quienes asisten encontrarse consigo mismo y revalorizar la vida.

El lugar nació a partir de un momento traumático en la vida de Isabel, un cáncer de mama al que combatió durante un año con operaciones y quimioterapia. Fue en el 2011 cuando comenzó a hacer, una vez al mes, un taller de creación junto con los amigos y familiares que le ayudaban a sobrellevar su situación.

"Les daba el material y ellos producían. Generaban un clima de contención muy agradable. Era un dar y recibir. Muchos venían por lástima y me decían 'te veíamos con tantas ganas, entusiasmo y energía que terminábamos cargándonos de tu energía' y yo les decía que no, que eran ellos los que me cargaban de energía a mi y con ganas de hacer el siguiente taller", comentó Isabel a Diario La Provincia y se preguntó: "¿de dónde salía esa energía? No lo puedo creer, de adentro, Dios te ayuda, te da y los afectos también te dan esa fuerza. El arte sana y los afectos sanan. Quien coordina todo eso es Dios".
 
Para Isabel los tres elementos que se conjugaron para salir adelante fueron Dios, arte y afecto. Este trinomio hizo que cuando consiguió superar la enfermedad decidiera pedir la jubilación en el Colegio Central Universitario, donde daba clases, y ponerse el Centro Creativo para ayudar a otros que estaban en su misma situación o necesitaban una voz de aliento.
 
Así fue como nació el Centro Creativo Isa que es definido por ella como "un espacio para crear bienestar". "Esa palabra es mágica porque el ritmo de vida te envuelve y te lleva. Te atropella y tenés que seguir lo que sigue el montón. Hoy después de haber pasado ese tiempo, todo es diferente. Hoy siento que hay que cambiar los términos. La vida no son problemas sino desafíos. Porque hablar de problema es hablar de un obstáculo como si fueses incapaz de hacer algo. En cambio cuando decís un desafío es una palabra alentadora, es sacar todo para ver cómo se resuelve", explicó.

 

Isabel Fernández es artista plástica y le gusta incursionar en el arte en todo momento y con cualquier recurso. En su trayectoria figuran decenas de logros y exposiciones fuera del país, incluso en Estados Unidos. "Cuando en el 2001 era todo tan duro, quería pintar y no podía. Tenía en mi mano un negativo de un rollo de una película que había revelado y que no servía. Me puse hacerle rayitas a esos 35 milímetros y cuando lo revelé ví imágenes que no había pensado. Fue  tanta la sorpresa que empecé a trabajar con esta técnica", explicó Isabel.

En ese pequeño mundo de 35 milímetros hizo garabatos con un marcador indeleble para generar formas y colores. Le agregó químicos e hizo distintas pruebas. "Cuando se transforma en foto el pequeño mundo pasa a ser algo muy diferente en colores y formas. Pasé dos años pintando en 35 milímetros. Hice una investigación y lo inscribí como fotopintura en Buenos Aires", subrayó.

Para la artista, todo fue una realidad sin límites. Ante una realidad caótica se refugió en una realidad de 35 milimetros y empezó a crear con sustancias y cosas que no tenían nada que ver con la fotografía. "Vos solo atrincherada en tu tristeza y situación no vas a salir adelante. Abrite para que otras realidades te permitan crecer y salir. Hay que mirar no solo lo que pasa hoy. Aprender a ver al revés. No mires lo que te pasa hoy sino, si vos querés aquello que es bueno empezá al revés, cómo haría el camino para llegar pero no planteado en el hoy", explicó.
 
Hace pocos días, la artista estuvo exponiendo una de sus obras más significativas de su vida en el café literario de la Biblioteca "Sarmiento Legislador” de la Legislatura Provincial. Se trata de una muestra que plasmó "un año de pañuelo" en 14 obras que complementaron los lienzos con fragmentos de aquellos escritos que ella realizó en el periodo de cáncer.
 
El Centro Creativo Isa se encuentra en calle Belgrano a metros del monumento al Gaucho y brinda clases de orfebrería, telar, cerámica, batic, teñido, pintura decorativa, dibujo, meditación y zumba.

 

Comentarios