¿Tenés datos para ayudar?

Tuvo a su hija a los 13 años, la obligaron a entregarla y ahora la busca por toda la Argentina

Se llama Petrona Liliana Ponce, es pocitana y su pequeña ahora tendría 43 años. Tuvo 11 hijos más con su pareja de toda la vida, pero cuatro décadas después sigue cargando con el dolor de la separación de su primera bebé.

El 17 de octubre de 1973, fue uno de los días más felices de Petrona Liliana Ponce, y sin embargo, al día siguiente, uno de los peores. Es que con tan solo 13 años, se convirtió en mamá, y a las pocas horas, la obligaron a entregar su beba. Hoy, 43 años después, sigue firme en la búsqueda de su pequeña, y contó a Diario La Provincia todos los detalles a fin de encontrar una pista firme para dar con ella.

"La tuve un solo día conmigo. Mi mamá me abandonó cuando tenía 5 años, y me crié con mi papá. A los 13 años estaba de novia con un muchacho (que es su actual marido y padre del resto de sus hijos) y me quedé embarazada. Él se fue a trabajar a Mendoza en cuanto se enteró de la noticia para poder ganar dinero, y yo me quedé con mi papá. Él me dijo que era yo o esa niña, que no nos podía criar a las dos", comenzó su relato. 
Papeles que le quedaron de su parto en el Hospital Rawson.
 

Petrona pensó que cuando su padre viese la carita de la bebé, que no llegó a tener nombre, cambiaría de parecer y la dejaría quedarse, pero no fue así. "Cuando mi marido llegó, una semana después del parto yo ya no tenía a la bebé. Mi papá, con otra señora decidieron darla, y yo no lo sabía. Después de tenerla, volví a la casa pensando que mi papá la iba a aceptar pero al otro día en la mañana vino una pareja y se la llevó. Desde ahí no la vi nunca más".

Al enterarse de que había nacido, su prima y alguna que otra amiga se acercaron a conocerla, pero fueron muy pocos los que llegaron a verla ya que inmediatamente un matrimonio se la llevó. "La gente que la recibió me dijo que se iban a Buenos Aires, pero no tengo la certeza de que sea cierto. No sé a dónde estará. Me dijeron que no la buscara nunca más, que a partir de ese día ellos iban a ser los padres. Me hicieron firmar un papel, pero yo no sé qué decía y no lo tengo".

Intentaron buscarla, pero no querían ir en contra del propio abuelo de la criatura. "A los 17, con mi marido, fuimos a ver un abogado. Él me dijo que si la quería recuperar le tenía que poner una denuncia a mi papá, porque la señora que hizo todo el contacto ya había fallecido. Por eso no pude hacer nada, todavía vivía con él".

La mujer facilitadora se llamaba Argentina Rodríguez, vivía en la esquina de la casa de Petrona, y además aparece como la persona que se hizo responsable del alta en el Hospital. "Incluso nos dijeron que la cocinera del hospital iba a ser la que verdaderamente se quedara con la niña, fuimos a investigar pero al parecer no era así".
 
Acta firmada por Argentina Rodríguez.

 
Petrona tuvo 11 hijos más con el amor de su vida, y hoy, siguen viviendo en aquella casa que fue testigo del horror que vivió aquella adolescente de apenas 13 años. "Vivimos en Pocito, en Villa Las Mercedes, Lote 23, en calle proyectada entre calle 5 y 6. Necesitamos que si alguien tiene datos de dónde podría estar mi hermana se comuniquen con nosotras al 2645031600 que es mi número, o al 2645687056, que es de otra de mis hermanas, Carola", pidió Belén Cortez, una de las hijas.
 
Ella es Belén Cortez, quien espera ansiosamente el poder conocer a su hermana mayor.

 
Esa beba que fue prácticamente arrancada de los brazos de su mamá, hoy debe ser una mujer, que a mediados de octubre, cumplirá 44 años. Era de tez blanca, y probablemente colorada como su padre.  "Yo quisiera saber todo de ella, quiero encontrarla, me come la angustia", finalizó implorando la mujer.
 
Esta es la foto de la familia Cortez Ponce, en la que falta una integrante muy importante.


Comentarios