Historias

Dormía en la Terminal para poder ir a la universidad y un voluntario le dio un hogar

Ella vende sus artesanías para poder seguir con sus estudios. Él conoció su historia de perseverancia y sacrificio y le ofreció hospedarla.

Cuando una persona abraza la solidaridad, lo hace con todo y Federico Allende es un ejemplo de ello. Actualmente es voluntario de la ONG "Sí, acompaño" y con un grupo hace rondas nocturnas para asistir a personas en situación de calle en puntos como la Terminal de Ómnibus.

Allí conoció a Gabriela, una joven con una inmensa sonrisa que encontró en ese lugar un refugio para pasar la noche. Ella es de un departamento alejado y ni ella ni su familia pueden pagar un alquiler para que pueda asistir regularmente a clases de la Licenciatura en Artes Visuales, en la Universidad Nacional de San Juan.

Además, cuando no cursa, vende sus artesanías en la Peatonal para tener dinero para sus gastos y por supuesto sus estudios de Segundo año de la carrera.

Federico se conmovió con su perseverancia y fuerza de voluntad para no abandonar sus estudios universitarios y decidió hacerle una propuesta: ofrecerle un lugar en su casa y su familia para que viva. Ella, conmovida y agradecida, aceptó.

Vanesa Orozco, voluntaria de Sí, acompaño, no dudó en compartir la historia: "Esto es saber que se puede, que se puede tentar al futuro con el corazón como dice la letra de Diego Torres. Emocionadísima y más que emocionada por Gabi, enormemente agradecida a Fede por su enorme corazón!!!", señaló.

Comentarios