De viaje

El fotógrafo y la bloguera que se enamoraron de Huaco

Una pareja recorre Argentina en bicicleta y hace unos días estuvo en la localidad jachallera. Leé su relato sobre el lugar y la espectacular galería de fotos.

El fotógrafo y la bloguera que se enamoraron de Huaco

El fotógrafo Andrés Calla y la bloguera Jimena Sánchez recorren el país en bicicleta a través de la Ruta 40 para realizar un trabajo foto documental de los lugares y la gente que habita desde Tierra del Fuego a La Quiaca. Hace algunos días, pasaron por Huaco y además de bellas imágenes, realizaron una interesante reseña de la localidad jachallera.

En su blog de viaje lavidadeviaje.com escribieron esto sobre su paso por Huaco:

"Huaco es uno de esos pueblos que inspiran, que relajan, que invitan a soñar despierto, que encienden nuestros sentidos, que dan ganas de recorrerlo una y otra vez caminando por sus calles de tierra rodeadas de casas de adobe.

La Ruta 40 se convierte mágicamente en un camino lleno de árboles con cotorras y loros volando al son de su propio compás y un cordón de montañas moradas que hipnotizan la mirada. No se retrocede en el tiempo porque Huaco no es historia, es un lugar que se mantiene en el aquí y ahora. Se siente en el aire otro ritmo de vida, otra idiosincrasia, una pausa.

No hay otro tipo de conexión, sólo el de la naturaleza. Y Huaco está rodeado de belleza. Todo convive en una perfecta armonía: sus casas, su gente, sus cielos, sus atardeceres, sus niños correteando con pícaras sonrisas en los rostros, sus bicicletas rodando de un lado al otro, yendo y viniendo, al mismísimo ritmo del pueblo.

Tierra que quiere seguir siendo como es, sin pretender más asfalto que el que tiene. Su mística y calidez la hacen diferente. Huaco es bello desde lo alto y desde lo bajo, desde el aire y desde el suelo, desde la cuesta y desde el valle.

Santuario de aves con picaflores, jotes, chimangos, halcones, golondrinas y loros revoloteando por los aires, orgullosos de ser parte de este pequeño y a la vez gran lugar de San Juan. Ríos escondidos a los que se llega por la curiosidad de internarse en caminos sin huellas, puesteros que conocen todo lo que está escondido y a simple vista no se ve, testimonios de aborígenes y de poblaciones de épocas tardías.

Lugar donde uno siempre se quiere quedar un día más para deleitarse con sus postales, con su calor y con su frío. Huaco, tierra de poetas. De líneas llenas de magia, de ensueño e inspiración"

Mirá la galería de fotos.

Valorar esta noticia

0% Satisfacción
0% Esperanza
0% Bronca
0% Tristeza
0% Incertidumbre
0% Indiferencia
Comentarios