Congreso

Aseguran que Marina Riofrío disputa un cargo en la Auditoría General de la Nación

Riofrío disputa ese puesto con otras dos senadoras del Frente para la Victoria: Graciela de la Rosa (Formosa) y María Laura Leguizamón (Buenos Aires).

"Tengo el respaldo del presidente del partido [José Luis Gioja]". Ésas serían las palabras que por estos días, la senadora Marina Riofrío estaría diciendo en los pasillos del Congreso en las últimas semanas. Es que a fin de año se le cumple el mandato de legisladora y ya se abrió la posibilidad de conseguir un cargo en la Auditoría General de la Nación (AGN). 

Según publicó la prensa nacional, Riofrío disputa ese puesto con otras dos senadoras del Frente para la Victoria: Graciela de la Rosa (Formosa) y María Laura Leguizamón (Buenos Aires). Las tres ya miran con deseo el lugar en la auditoría que le permitirá tener una estabilidad laboral garantizada por ocho años más y uno de los sueldos más codiciados del Poder Legislativo: más de 100 mil pesos de bolsillo.

Sin embargo ese deseo, según La Nación, generó una lucha y "encarnizamiento" que podría agudizas las diferencias que existen en el partido. Tal es así que el FPV habría pedido la suspensión de una sesión, en un intento por ganar tiempo para buscar una fórmula que permita evitar una ruptura de relaciones personales.

La presión que ejercen las candidatas ha enrarecido el clima en el bloque del FPV. Riofrío llevó sus exigencias al extremo de reclamar una definición del jefe de la bancada, Miguel Pichetto (Río Negro). "El presidente del bloque es quien tiene que decidir", habría dicho la sanjuanina a La Nación cuando se le consultó sobre la forma en la que debería zanjarse la disputa.

Según publicó Noticias Argentinas, un senador dijo haber sido abordado "por algunas compañeras"y deslizó que a las tres postulantes se les hizo llegar el pedido de que "traten de ponerse de acuerdo entre ellas y que lleven a la próxima reunión de bloque un sólo nombre", al que todos, aseguran, respaldarán. Sin embargo, en otras oficinas ven poco probable que logren ponerse de acuerdo, al tiempo que deslizan que Riofrío es la que se mostró más molesta con el hecho de tener competencia.

El cargo que disputan es el que dejará vacante a fines de marzo la kirchnerista Vilma Castillo, asesora de Cristina Kirchner por varios años. Pero además a fines de abril vencen también los mandatos de los otros dos representantes del Senado en la AGN, el peronista Javier Fernández y del radical Alejandro Nieva, quienes ya tendrían asegurado el respaldo de sus respectivas bancadas para continuar ocho años.

La AGN depende del Congreso y su misión es controlar el cumplimiento contable, legal y de gestión del Poder Ejecutivo. Está integrado por siete miembros (otros tres los designa la Cámara de Diputados y la designación del presidente requiere la aprobación de ambas cámaras.

Comentarios